PIRATERÍA DIVERSA

La relación entre el matrimonio homosexual y los antiguos piratas

Decenas de hombres solos en alta mar por meses, a veces años. Las necesidades fisiológicas surgen y, de alguna forma las satisfacían. También las necesidades civiles, como el matrimonio, se resolvían entre marineros.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

En años recientes se viene celebrando la aprobación del matrimonio igualitario en decenas de países del mundo, así como en varios estados de EE.UU. Parece algo nuevo, sin embargo, la unión entre hombres -civil, legal o sexual- está documentada en la historia de muchas civilizaciones.

Hace algunos cientos de años, los mares y océanos eran tierra de nadie, surcados por barcos piratas que atacaban a los navíos comerciantes y saqueaban pueblos y ciudades enteras. Estas embarcaciones estaban por semanas o meses lejos de cualquier contacto con otros que no fueran los tripulantes.

Lo usual era que los grupos de piratas estuvieran conformados enteramente por hombres, algo que a la larga se convertía en un problema por temas como el temperamento de algunos, la falta de comida y -por supuesto- la falta frustración que traía de actividad sexual.

Matelotage

Decenas de hombres juntos, mucho tiempo solos en alta mar y lejos de cualquier mujer era la combinación perfecta para que empezaran a tener intercambios sexuales entre ellos. De hecho, no era mal visto ni mucho menos castigado, pues era una necesidad básica que debía satisfacerse a como diera lugar.

El llamado “matelotage” es lo que tienen en común estos antiguos ladrones con el actual matrimonio entre personas del mismo sexo, ya que era una práctica que realizaban dichos piratas para realizar una unión formal entre dos de sus integrantes (ambos hombres, por supuesto).

“Matelotage” proviene del francés matelot, que significa ”marinero” u ”hombre de mar”, y según lo que se sabe esta práctica u ”organización” similar al matrimonio actual existió por aproximadamente 1 o 2 siglos, entre XVI y XVII.

Bajo este contrato totalmente legal y aceptado, dos hombres unían sus patrimonios de forma permanente, luchaban juntos en el mar y se cuidaban mutuamente cuando alguno de los dos caía enfermo. A veces se expresaba por medio de un documento que certificaba que, en caso de muerte de alguno de los dos, el otro heredaría todos los bienes materiales de su compañero.

Los piratas adultos normalmente tomaban como parejas a los mas jóvenes, siguiendo una suerte de patrón, parecido a los de la pederastia griega o al mundo de los samuráis en el Antiguo Japón.

Hay textos antiguos en los que incluso figuran detalles sobre la realización de una boda entre dos hombres, por ejemplo entre marinos de las islas La Tortuga y La Española, donde la mayoría de la población eran hombres.

Entre los muchos casos están los del expedicionario Alexandre Olivier Exquemelin, quien fue conocido por ser el cirujano oficial de la expedición de Henry Morgan, quien vivió en matelotage con un marinero joven, y el de los piratas Bartholomew Roberts y John Walden quienes también se dieron el sí y vivieron como un matrimonio homosexual.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje