Imprimir

El salmón no es en realidad color rosa

El salmón industrial, criado en granjas, suele ser de color grisáceo, por lo que se le agrega colorante rosa artificial para que parezca a los que crecen y son capturados en su entorno natural.

Los granjeros de salmón agregan pigmentos a la carne para que se vea más parecida a la del salmón silvestre, y por ende más apetitosa para los comensales.

De hecho, si el salmón no fuera teñido sería mucho más barato y accesible, ya que el costo de darle ese suculento color rosa eleva el precio del producto final hasta en un 20%.

 

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión