Imprimir

Secret Hitler, el juego de mesa que se volvió un éxito gracias a Trump

Un juego de mesa de deducción social ha tenido un inesperado éxito, luego de poco más de un año de estar en el mercado. Se financió en una plataforma de apoyo colaborativo.

Secret Hitler es algo así como los conocidos juegos Mafia o Werewolf, en los que que alguno de los jugadores trata de identificar a un traidor dentro de sus filas.

Se juega de la siguiente manera: diez jugadores se dividen en dos equipos dispares, uno más grande de liberales y uno más pequeño de fascistas. Un jugador es elegido como el Hitler secreto, cuya identidad solo conocen los fascistas, y estos trabajan para subirlos en las escalas de poder engañando a los liberales que ignoran quién es el más nefasto de los contrincantes.

Comenzaron su campaña en Kickstarter el 23 de noviembre de 2015 con una meta inicial de 54.450 dólares. En 24 horas recaudaron más del doble.

Los fabricantes del juego lograron recaudar 1.5 millones de dólares desde su anuncio en la plataforma de recaudación colaborativa Kickstarter, en noviembre de 2015. Cuando por fin salió a la venta, miles lo esperaban y se agotó en seguida, volviéndose el más vendido de la categoría juegos y juguetes de Amazon. Y aunque no lo creas, ya se agotó la segunda edición. La empresa no publica números pero el dinero recaudado sugiere que han vendido decenas de miles de copias.

El juego fue ideado a inicios de 2015 por Max Temkin y Mike Boxleiter y el tercer relacionado llamado Tommy Maranges, uno de los creadores de otro reconocido juego llamado Cards Agains Humanity. No obstante, Secret Hitler llegó al éxito gracias a una tendencia imprevista: la proliferación del fascismo y los supremacistas blancos en Estados Unidos, de la mano de la campaña presidencial de Donald Trump. En el país hubo un aumento en la venta de clásicos literarios distópicos (como 1984, de George Orwell, por ejemplo), así como una renovada discusión sobre e ascenso al poder de Hitler y Mussolini.

Al mismo tiempo, hay una nueva ola de consumidores de juegos de mesa, de la que Secret Hitler se colgó inteligentemente.

secret hitler

Trump les dio la patada inicial

Un mes antes de que Hillary Clinton lanzara su campaña, los muchachos se vieron en maratón una famosa serie sobre nazis de Steven Spielberg, que los dejó como locos. “De verdad lo pensamos así: qué tal que hacemos un juego sobre ese pasado y no sobre ningún otro momento en la historia”. Luego apareció Trump, y los chicos vieron la oportunidad ahora sí.

Comenzaron su campaña en Kickstarter el 23 de noviembre de 2015 con una meta inicial de 54.450 dólares. En 24 horas recaudaron más del doble. Para agosto del 2016, ya se habían sumado 30.000 compradores, y se metió en el top 5 de los juegos más patrocinados en la historia de Kickstarter.

“Les aconsejé no nombrarlo así”, aseguró a The News York Times Luke Crane, jefe de la sección de juegos en Kickstarter. “Les dije: ‘No le pongan ese nombre’. Mis palabras exactas quizá fueron un poco más fuertes”.

Los creadores no han ocultado la relación entre el ascenso de Donald Trump y el éxito del juego. En el sitio web aconsejan a aquellos que “no crean que haya nada gracioso ni agradable sobre el fascismo” que manden sus quejas a la Casa Blanca.

También enviaron copias del juego a senadores y recientemente lanzaron una versión con una expansión especial que incluye una referencia al Gobierno de Donald Trump, algo que de entrada augura un éxito en ventas.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión