"Esta oligarquía se verá obligada a entregar el poder"

Oviedo inicia "lucha pacífica"

El polémico ex militar, buscado por la Justicia que lo relaciona con el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña en marzo de 1999, dijo que esperaba que se celebrasen nuevos comicios en un plazo de 90 días “que pongan fin a este régimen de facto que se empotró en el Paraguay”.

Oviedo fue entrevistado por la AFP el domingo en horas de la tarde, en una estancia del departamento de Canindeyú, unos 160 km al norte de Ciudad del Este (fronteriza con Brasil y Argentina).

En Asunción, el vocero del Palacio de Gobierno, Jaime Bestard, dijo no creer que el buscado ex militar hubiese sido avistado en Paraguay y acusó de “oviedistas” a los periodistas que afirman haberlo entrevistado en el territorio nacional.

Oviedo realizó otras entrevistas individuales con Domingo Meirelles de la red de TV brasileña O Globo y con Marcelo López de América TV de Argentina, que ya difundieron el domingo en horas de la noche sus cosechas periodísticas.

El ex militar y ex candidato presidencial bajó de una avión bimotor con matrícula paraguaya en una pista particular perteneciente a una estancia cuyo nombre prefirió mantener en el anonimato “para no comprometerlo”.

El general habló con sus partidarios desde su conocido teléfono satelital –con el que ya realizó entrevistas para la televisión de Argentina, EEUU y Brasil– en presencia de los periodistas mientras comía un asado.

“Ustedes los periodistas son testigos que estoy en Paraguay”, afirmó. “Ayer estuve por el departamento de Misiones y por el de Itapúa”, indicó Oviedo.

Explicó que realiza reuniones clandestinas con sus seguidores con su presencia o por teléfono. “Mi teléfono detecta en seguida cuando me están rastreando y corta”, comentó.

Oviedo denunció que una oligarquía “en el poder desde hace 50 años” le arrebató su candidatura en 1998, tras lo cual fue condenado a diez años de cárcel por haber intentado un golpe de Estado en 1996.

Tras la reununcia de su protegido, el presidente Raúl Cubas, el 29 de marzo de 1999, Oviedo se asiló en Argentina, pero pasó a la clandestinidad en vísperas del cambio de gobierno en ese país en diciembre pasado, cuando el socialdemócrata Fernando De la Rúa sucedió al peronista Carlos Menem.

“He decidido devolver el asilo político que me concedió muy gentilmente el ex presidente Carlos Saúl Menem para venir a mi país a luchar por la libertad”, expresó el ex jefe del Ejército paraguayo. “El tiempo me va a dar la razón. Es posible que sea muy pronto”, apuntó.

Descargó sus dardos contra González Macchi, ex presidente del Senado, que quedó al frente del Estado a causa del vacío que se produjo tras la muerte de Argaña y la renuncia de Cubas, y que espera completar el mandato, que llega hasta el 2003.

“Este Gobierno no tiene sustentación. Se cae a pedazos”, afirmó.

Consideró “un síntoma” los enfrentamientos que se produjeron el pasado fin de semana tras un violento desalojo de una hacienda en el departamento de San Pedro (400 km al noreste de Asunción), en el cual resultaron muertos tres campesinos.

“De mi parte no van a encontrar la más mínima expresión de violencia. Pacíficamente esta oligarquía se va a ver obligada a entregar el poder porque se le va a volver ingobernable el país”.

Negó estar implicado en el asesinato de Argaña, y dijo que éste sólo podrá ser esclarecido con la presencia de expertos extranjeros como los policías del FBI o de Scotland Yard. “Esto estuvo todo preparado para fundirme pero no lo lograron. Entre ellos está el asesino”, afirmó, apuntando sus sospechas hacia el mismo Gobierno.

“Ellos son los beneficiados por su muerte. Están en el Gobierno y dilapidan lo poco que queda del Patrimonio del Estado. Mientras tanto, yo estoy aquí, en la clandestinidad reclamando justicia y mientras pende sobre mi cabeza una recompensa oficial de 100.000 dólares, pero todos saben que en realidad es de un millón vivo y dos millones muerto”, finalizó.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje