Los 316.999 votos más deseados en Chile

Los 316.999 votos de los candidatos derrotados en la primera vuelta de las elecciones chilenas, el 12 de diciembre, son hoy los más requeridos por el socialista Ricardo Lagos y por el derechista Joaquín Lavín, entre quienes el domingo será elegido el nuevo presidente.

Lagos y Lavín quedaron separados por apenas 31.027 sufragios en un total de 7.271.572 electores que participaron en la primera vuelta, y por ello la lucha es voto a voto.

Ambos candidatos adecuaron sus mensajes a los electores de quienes fueron sus rivales, en especial hacia aquellos que creen menos decididos para la segunda vuelta.

Lavín incentiva a los demócrata cristianos para que abandonen su partido, miembro de la coalición gobernante, subrayando su condición de católico y miembro del Opus Dei y diciéndoles que Lagos es agnóstico y promueve el aborto y el divorcio.

Lagos busca el voto de las mujeres, entre quienes fue derrotado en la primera ronda, dando un rol protagónico a la ex ministra de Justicia Soledad Alvear, nombrada su nueva “generalísima”.

Lavín sabe que la mayoría de quienes en la primera ronda votaron por Sara Larraín (ecologista), Tomás Hirsch (humanista) y Gladys Marín (comunista) –en total 290.369 sufragios– están más cerca de su rival. Sólo son considerados afines a Lavín los 26.812 electores que apoyaron a Arturo Frei, un ex senador demócrata cristiano y seguidor de Augusto Pinochet.

Apenas finalizó la primera ronda, Larraín respaldó a Lagos y Hirsch dio libertad de acción a sus seguidores e insistió que a futuro habrá una “tercera vía”, mientras la líder comunista ratificó que su partido no convoca a respaldar al candidato oficialista, pero no descartó que sí lo hagan los seguidores de su Frente de Izquierda.

Varias personalidades e intelectuales allegados al Frente apoyaron públicamente a Lagos, y aparentemente el candidato oficialista fue favorecido por la falta de apoyo oficial del Partido Comunista, porque eso le evitó acusaciones desde el comando de Lavín.

La interpretación es que ello lo benefició porque Lagos está buscando captar el respaldo del “centro” político.

El partido Unión de Centro Centro, que respaldó la candidatura de Arturo Frei, decidió apoyar a Lavín tras una estrechísima votación de su conducción.

El apoyo de los pinochetistas es para Lavín, ex funcionario de la dictadura, a pesar de que el derechista nunca menciona el arresto del militar retirado en Londres, desde octubre de 1998, a quien visitó sólo en una ocasión, poco después del arresto.

Marco Antonio Pinochet, hijo del ex dictador, dijo a entender el “bajo perfil” que Lavín da al caso, “porque ahora está en campaña”, y evitó criticarlo.

Si bien Lavín puede perder ante Lagos en la conquista del elecotrado de los candidatos derrotados en diciembre, busca el apoyo entre quienes sufragaron en blanco o anularon su papeleta, un total de 216.456 votos.

Asimismo, procura captar a los 812.904 ciudadanos que se abstuvieron.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje