EMISIONES

California deja de comprar autos a fabricantes que apoyan a Trump

Entre las marcas que respaldan al republicano están General Motors, Toyota y Fiat Chrysler. Se oponen a que California establezca estrictos estándares de emisiones.

El tráfico de Los Ángeles, California, es uno de los más pesados y atestados del mundo. Foto: Flickr / Luke Jones
El tráfico de Los Ángeles, California, es uno de los más pesados y atestados del mundo. Foto: Flickr / Luke Jones

El estado de California anunció este lunes que detendrá toda compra de vehículos nuevos para las flotas estatales a empresas como General Motors (GM), Toyota y Fiat Chrysler, entre otrsa, debido a que el presidente Donald Trump se ha embarcado en una batalla por despojar al estado de su autonomía y autoridad para regular las emisiones de gases.

Estas empresas, junto con la Casa Blanca, se propusieron impedir que California establezca estándares de reducción de emisiones de CO2 mucho más rígidos que otros estados o que los nacionales impuestos por Washington.

Entre 2016 y 2018, California adquirió 58.6 millones de dólares en vehículos de GM, 55.8 millones de Fiat Chrysler, 10.6 millones de Toyota y 9 millones de Nissan.

Desde enero de 2020, la administración estatal comprará solamente de empresas que reconozcan la autoridad de California en el control de emisiones: en este grupo están Ford Motor Co., Honda Motor Co., BMW AG y Volkswagen AG. “Los fabricantes de automóviles que han optado por estar en el lado equivocado estarán en el extremo perdedor del poder adquisitivo de California”, anunció el gobernador del estado californiano Gavin Newsom en un comunicado.

El llamado “estado dorado” tampoco permitirá a las agencias estatales comprar sedanes propulsados por un motor de combustión interna, con excepciones para ciertos vehículos de seguridad pública.

Trump vrs. el medio ambiente

El pasado viernes, California y otros 22 estados de EE.UU. impugnaron la decisión de la administración de Donald Trump de revocar la autoridad legal estatal de California para requerir un número creciente de vehículos libres de emisiones de dióxido de carbono y otros gases contaminantes.

En agosto del año pasado, Trump propuso congelar los requisitos de eficiencia de combustible en los niveles de 2020 hasta el 2026, revirtiendo los aumentos del 5% planeados por la administración estatal.

En los próximos meses, se espera que aumente la eficiencia del combustible en comparación con la propuesta inicial, con varios fabricantes de automóviles anticipando aumentos anuales de aproximadamente 1,5%, una cifra ya de por sí menos estricta que la que implantó Obama.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje