Alerta

Tifón Hagibis derramó contenido radiactivo de Fukushima en el río Furumichi

De acuerdo al Ministerio de Medio Ambiente nipón, la cantidad de materiales radiactivos en los sacos de contención es "relativamente baja y tiene poco impacto"

Trabajadores nipones retiran una bolsa de desechos radiactivos vacía del río / Foto: Hideyuki Miura
Trabajadores nipones retiran una bolsa de desechos radiactivos vacía del río / Foto: Hideyuki Miura

Los fuertes vientos y lluvias provocadas por el paso del tifón Hagibis en Japón, provocaron el arrastre a un río de varias bolsas que contenían residuos de la descontaminación radiactiva del accidente nuclear de Fukushima.

Los desechos se encontraban alojados en un almacenamiento temporal en los alrededores de la ciudad de Tamura, prefectura de Fukushima, pero debido a las inundaciones ocasionadas por las torrenciales lluvias, varios bultos fueron arrastrados hasta el río Furumichi.

El contenido de los sacos estaba compuesto principalmente de vegetación y tierra que se recolectó durante los trabajos de descontaminación tras el accidente de Fukushima en el año 2011. De acuerdo a los registros, en el lugar había un total de 2.667 bolsas con residuos, con un peso aproximado total de unas 1.3 toneladas.

Hasta el momento se desconoce el número exacto de sacos que fueron arrastrados hacia el río, pero según información brindada por la agencia de noticias Kyodo, al menos diez bolsas fueron encontradas vacías. “Hoy busqué en el área aguas abajo y encontré 10 nuevos contenedores flexibles. El interior estaba vacío, y se concluyó que los desechos de la descontaminación se descargaron al río”, señaló el periodista nipón, Hideyuki Miura.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente de Japón, se aseguró que la concentración de desechos radiactivos en los bultos es “relativamente baja y tiene poco impacto” en el medio. Además, se comunicó no se han registrado incrementos en los niveles de radiación en la zona de almacenamiento ni agua río abajo.

Sin embargo, el reportero Miura, manifestó su desconfianza con lo reportado por las autoridades. “No confío en los anuncios del gobierno y la transmisión estatal porque he trabajado en África durante mucho tiempo. Lo mismo ocurre con el ‘ocultamiento diario de informes’. Son reacios a publicar noticias que les resultan inconvenientes y, a veces, mienten”.

“‘Si hay incluso un reportero en la escena, la masacre no puede continuar’. No quiero que ninguna organización muestre lo que es inconveniente. Pero no puedes equivocarte en la vigilancia. Por eso tenemos que ir a la escena y mostrar”, agregó el periodista.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje