Austria veta acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea por dudas sobre protección ambiental

Prácticamente todo el espectro político de Austria se alineó para rechazar el acuerdo con el bloque sudamericano. Las principales dudas pasan por la protección ambiental y el bienestar de los agricultores austriacos.

Edificio del Parlamento de Austria. Foto: Pixabay
Edificio del Parlamento de Austria. Foto: Pixabay

El Parlamento de Austria aprobó una moción que obliga al gobierno a vetar el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur ante el Consejo Europeo, lo cual pone en serias dudas su avance e implementación.

La propuesta tuvo el apoyo de todos los partidos que conforman la cámara austriaca, como lo son los socialdemócratas, los demócrata cristianos, los ultranacionalistas y los izquierdistas, con la única salvedad del partido liberal NEOS, que apoya el acuerdo pero con ciertas modificaciones.

Los socialdemócratas de PSÖ, que promovieron la moción, calificaron la aprobación de la moción como “un gran triunfo para los consumidores, el medioambiente, la protección de los animales y los derechos humanos” ya que dudan de las prácticas agrícolas y ganaderas de los países integrantes del Mercosur, empezando por Brasil.

Desde Europa ha sido muy criticado el proceder del bloque y mayormente de Brasil en la crisis de incendios en la Amazonia, que fueron causados por la deforestación y el crecimiento de la ganadería industrial.

También el partido austriaco Los Verdes, que no tienen escaños en el Parlamento, califica el acuerdo de “nocivo” y “peligroso”.

Crece el rechazo

En otros países de la UE tampoco ha sido bienvenido el acuerdo. Gremios de agricultores de Francia e Irlanda se han manifestado en contra del pacto, primero por las dudas sobre el medio ambiente -ya que en la UE los agricultores están sujetos a estrictas regulaciones ambientales- y después porque dicen hay un riesgo de que los productos de bajo costo provenientes de Sudamérica pongan en peligro miles de puestos de trabajo en la UE.

En Austria se realizarán elecciones generales el próximo 29 de setiembre, y el nuevo gobierno que se conforme estará obligado a aplicar el veto y presentarlo oficialmente ante el Parlamento Europeo y los Estados miembro.

Si bien el acuerdo había sido aprobado por unanimidad por los 28 miembros del Consejo Europeo, un solo veto es suficiente para que quede sin efecto.

El convenio bilateral se encuentra pasando por un extenuante proceso de chequeo legal, la última de las fases de los más de 20 años de negociaciones que quedaron en punto muerto varias veces.

Todavía debe ser ratificado, pero si avanza el veto, tal cosa no sucederá se tendrá que volver a empezar prácticamente desde cero.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje