ESCONDETE

El Vaticano tiene un protocolo secreto para curas que tienen hijos biológicos

Diversos medios internacionales publicaron este martes que la Iglesia Católica tiene un protocolo especial para manejar a lo público casos de sacerdotes que son padres biológicos.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

El Vaticano ha admitido tener un conjunto interno de pautas e instrucciones que exigen al clero que “voluntariamente” deje su servicio a la Iglesia Católica en caso de que alguna vez sean padres de niños, algo que va en clara violación de sus votos de celibato.

El “documento interno” se centra en el “principio fundamental” de la protección infantil al pedir al ordenado dejar el sacerdocio y “asumir sus responsabilidades como padre dedicándose exclusivamente al niño,”, dijo el el portavoz del Vaticano Alessandro Gisotti citado por el New York Times. Este habría sido quien confirmó la existencia de las directrices internas secretas.

Si bien el protocolo pide al sacerdote que abandone su servicio a la iglesia, la “solicitud” es más una formalidad no vinculante que una orden ineludible, dijo Monseñor Andrea Ripa, subsecretario de la Congregación para el Clero, señalando que la regla es casi “imposible de imponer”.

Confirman que el documento existe

Vincent Doyle, fundador de un grupo de apoyo para hijos de sacerdotes, dijo a CBS News que un funcionario del Vaticano le mostró las instrucciones confidenciales en cuestión.

Doyle aseguró que ha estado presionando a la Iglesia para que apoye públicamente a esos niños, quienes a menudo crecen viviendo en vergüenza y en secreto. La corresponsal de CBS News, Roxana Saberi, habló con él y otros hijos de sacerdotes que luchan por el reconocimiento de la Iglesia Católica.

Sarah Thomas es una de esas niñas, quien declaró a CBS News que ella es la prueba que los sacerdotes a veces rompen sus votos a la Iglesia, que durante casi nueve siglos ha prohibido a sus clérigos el sexo y el matrimonio.

“A mi madre le habían dicho que la Iglesia lo iba a mantener en secreto”, le dijo a Saberi. Thomas tenía 14 años cuando conoció a su padre, un sacerdote en Inglaterra.

“Pronto se hizo evidente que él no podía o no querría ser mi padre en ningún sentido significativo”, dijo Thomas, y agregó que la parte más difícil de su juventud era “sentirse muy aislada” siendo hija biológica de un prelado católico. “Literalmente pensé que era la única hija de un sacerdote en el mundo”, agregó.

Pero ahora cree que podría haber miles de hijos e hijas como ella y que poco a poco se les reconoce, comenzando en Irlanda.

En 2017, la Iglesia católica de Irlanda publicó pautas innovadoras para los sacerdotes, declarando que si “un sacerdote engendra un hijo, el bienestar de su hijo debe ser lo más importante para él” y este debe “asumir sus responsabilidades: personales, legales, morales y financieras”.

La Iglesia Católica en Estados Unidos está empezando a implementar un modelo similar, y el Vaticano confirmó a CBS News el martes que ya existen pautas para todos los clérigos católicos.

 

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje