SENTIR PARA ENTENDER

Asistentes al Foro Económico Mundial podrán ser “refugiados por un día”

Durante los últimos 10 años, los asistentes al Foro Económico Mundial han tenido la opción de participar en una simulación que intenta recrear la experiencia de los refugiados en 75 minutos.

16360505711_7aa5db01f3_c

La Fundación Crossroads organiza “Un día en la vida de un refugiado” en el Foro Económico Mundial en Davos desde 2009, y 2019 no es una excepción. El programa involucra a un elenco y un equipo de voluntarios compuesto por ex refugiados para recrear para los participantes la experiencia de las personas que han sido desplazadas de sus países natales debido a la guerra, el hambre u otros conflictos.

Más de 500 asistentes se inscribieron para participar en la simulación el año pasado, y el director de Crossroads, David Begbie, dice que los resultados son siempre consistentes.

16174931870_c14d522039_c

“Si desea que las personas se involucren con un problema, las estadísticas generalmente no lo harán a un nivel sostenido. La experiencia debe ser interna. Necesitan sentirlo para entenderlo, y lo sorprendente de estos programas es la profunda empatía que se genera en los participantes”, explicó.

De grandes diplomáticos a refugiados

Algunos de los más importantes ejecutivos y diplomáticos que asisten al foro de Davos han participado en la simulación a lo largo de los años, entre ellos el ex Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, el fundador de Wikipedia Jimmy Wales y el presidente de UPS International Dan Brutto.

Según explica la organización, “La simulación incluye la experiencia de ser refugiados por desplazamiento forzado cuando el hogar ya no es seguro; desempoderamiento cuando el futuro de uno está en manos de otros; la incapacidad de conectarse con sus seres queridos cuando se corta la comunicación; recursos insuficientes para brindar atención médica, educación, alimentación, vivienda e infraestructura adecuadas; sufrimiento más profundo cuando los derechos humanos no están protegidos; vulnerabilidad a la corrupción, el abuso y el tráfico; la agonía mental de vivir con horrores pasados, como la depresión, el trauma y el trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) y la profundidad del deseo de obtener el estado de asilo, así como el derecho de residencia y el derecho a trabajar”.

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje