CRISIS EN EE.UU.

Gobierno de EE.UU. entra en su segundo mes de paralización. Trump insiste en el muro

El Senado votará el jueves un par de proyectos de ley para financiar al gobierno federal, la primera señal de movimiento en semanas para poner fin a un estancamiento presupuestario que ha provocado el cierre de gobierno más prolongado de la historia. Trump no cede en su intento de construir el muro fronterizo.

Capitolio de Washington, sede del Congreso de los Estados Unidos. Foto: Pixabay
Capitolio de Washington, sede del Congreso de los Estados Unidos. Foto: Pixabay

El Senado de los Estados Unidos votará por fin este jueves un par de iniciativas que pretenden poner fin al cierre del gobierno después de más de un mes de estar paralizado.

La cámara alta votará para iniciar el debate sobre un proyecto de ley que proporcionaría los  Us$ 5.700 millones que pide Trump para un muro fronterizo y hará otras concesiones que el Presidente ofreció a los demócratas durante el fin de semana.

Si ese proyecto de ley no obtiene los 60 votos necesarios para superar este paso, los senadores votarán para comenzar el debate sobre una medida a corto plazo que reabriría al gobierno hasta el 8 de febrero. La Cámara de Representantes (la cámara baja) aprobó la propuesta la semana pasada que ahora pasa la Senado.

Pero ese proyecto de ley también requerirá 60 votos, un umbral que será difícil de alcanzar y requerirá apoyo bipartidista. E incluso si la medida pasa, Trump ha amenazado con vetarla.

No hay muro a la vista

Mientras tanto, los demócratas de la Cámara de Representantes están impulsando su propio proyecto de ley de gasto federal que ofrecerá aproximadamente 1.000 millones de dólares para infraestructura en los principales lugares de entrada de inmigrantes y para la contratación de nuevos jueces de inmigración, pero no hay dinero para un muro fronterizo. Ese proyecto de ley seguramente morirá en el Senado liderado por el Partido Republicano.

El martes, Trump acusó a los demócratas de jugar con l la política e indicó que no tiene intención de retroceder en su demanda de financiamiento del muro fronterizo. Esa fue la rimbombante promesa de campaña que lo llevó a la presidencia de los Estados Unidos, la cual acompañó con fuertes insultos a inmigrantes de países como México, Haití y otros de Centroamérica.

“Sin un muro, nuestro país nunca puede tener fronteras o seguridad nacional”, escribió en Twitter. “Con un poderoso muro o barreras de acero, los índices de delincuencia (y de drogas) bajarán sustancialmente en todo EE.UU. Los demócratas lo saben pero quieren jugar a la política”, agregó.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje