BRASIL

Lula volvió a declarar: “Soy víctima del mayor proceso de mentiras que Brasil haya conocido”

El expresidente de Brasil asistió a declarar a la Justicia acompañado por los movimientos sociales del país, y afirmó que las acusaciones que pesan en su contra se enmarcan en un proceso de persecución y proscripción política.

Lula volvió a declarar: "Soy víctima del mayor proceso de mentiras que Brasil haya conocido".
Lula volvió a declarar: “Soy víctima del mayor proceso de mentiras que Brasil haya conocido”.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, salió de la cárcel este miércoles para ir a declarar a la sede de la Justicia Federal, acusado de comprar una casa en San Pablo, que habría sido pagada por las constructoras OAS y Odebrecht a cambio de contratos con Petrobras.

Esta vez Lula fue interrogado por la jueza Gabriela Hardt, quien sustituye a Sergio Moro después de que el magistrado aceptara ser el ministro de Justicia del nuevo presidente, Jair Bolsonaro.

La causa se enmarca dentro de la investigación Lava Jato. El inmueble está en Atibaia, al interior de San Pablo, y según la denuncia habría sido pagado por las constructoras entre 2010 y 2014. En realidad de lo que se lo acusa a Lula no es de ser el dueño del inmueble sino de haberse beneficiado de las obras que supuestamente habría mandado a hacer allí.

“Mi esfuerzo ahora es intentar desmentir las mentiras contra mí. Ni siquiera es probar que soy inocente porque yo soy inocente. Por que después, doctora, de ser investigado, de que intervinieran mi teléfono, mis cuentas bancarias, de invadir mi casa, de levantar mi colchón, de desarmar mi televisor, no encontraron ni un centavo de real en mis cuentas. Yo me siento víctima de un proceso”, dijo ante la jueza.

“Miento”, agregó, “mi esfuerzo ahora es no perder tranquilidad y pedir a Dios que en este país se haga justicia”.

Lula aseguró que nunca pidió las obras en la casa de campo en Atibaia, las cuales fueron efectuadas, presuntamente, a su favor por empresarios de OAS y Odebrecht. El valor de las obras asciende a unos 270.300 dólares.

“Hicieron esas obras sin que yo se las pidiera. Es gracioso porque primero hacen unas obras que yo no les pedí y después negocian un acuerdo con la Justicia en el que se comprometen a citarme”, declaró.

El expresidente afirmó que ningún empresario puede afirmar que él pidió que realizasen las obras.

“Voy a esa casa de campo porque el dueño me autorizó a ir, por eso mis objetos personales estaban allá”, explicó y agregó que en ningún momento se le ocurrió preguntar quién estaba financiando y quién estaba pagando esas obras debido a que la propiedad no era suya.

“No tenía conocimiento. En ningún momento me interesé. La casa no era mía y no tenía por qué preguntar por esas obras. No pregunté porque la casa tiene dueño y el dueño es Fernando Bittar”, manifestó.

El pasado lunes, el propietario de esta casa, Fernando Bittar, declaró frente a la jueza y afirmó que el inmueble fue comprado con sus propios fondos, destacando que el expresidente iba a la vivienda regularmente para visitarlo, tras ser diagnosticado con cáncer en 2012.

Lula aseguró que su detención es un “trofeo político de la operación Lava Jato” y que es víctima “del mayor proceso de mentiras que el país ha conocido”.

Asimismo, denunció que su condena fue una jugada para sacarlo del proceso electoral, “es imposible que un presidente pueda decidir licitaciones o contratos”, aseveró.

Distintos movimiento sociales de Brasil acompañaron a Lula en las afueras de la Corte Federal.

El Comité Nacional Lula Libre, compuesto por los frentes Brasil Popular, Pueblo sin Miedo, Partido de los Trabajadores (PT), entre otros movimientos, calificaron la nueva citación como un “episodio más de persecución política contra el líder brasileño y su legado”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje