RETROCESO

Administración Trump quiere eliminar la palabra “transgénero” de los programas federales de salud y educación

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) condenó la propuesta del gobierno de Trump que "ignora la ciencia establecida" y elimina la protección contra la discriminación a las personas trans.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Un intento por parte de la administración de redefinir el sexo en la ley de derechos civiles para eliminar las protecciones contra la discriminación para las personas transgénero no reconoce décadas de investigación científica en psicología, genética y fisiología, según denunció en su portal web la Asociación Americana de Psicología.

“Estamos consternados por este aparente intento por parte de la administración Trump de eliminar las protecciones basadas en la identidad o expresión de género”, dijo la presidenta de la APA y doctora en psicología Jessica Henderson Daniel.

“Durante décadas, los investigadores han reconocido que el género no está necesariamente determinado por el sexo biológico de una persona asignado al momento del nacimiento, que puede ser fisiológicamente incierto en algunos casos. Ignorar a propósito este cuerpo de evidencia es indefendible y seguramente aumentará la tensión y la discriminación que ya experimentan las personas transgénero”, agregó.

Discriminación

Jessica Henderson Daniel estaba haciendo referencia a un informe de el New York Times (NYT) sobre un memorándum enviado a lo interno en el Departamento de Salud y Servicios Humanos para establecer una definición legal de sexo bajo el Título IX, la ley federal de derechos civiles que prohíbe la discriminación sexual en programas educativos que reciben asistencia financiera del gobierno.

De acuerdo con un borrador revisado por el NYT, la definición indicaría que el sexo es masculino o femenino, inmutable y determinado por los órganos sexuales con los que nace una persona. Según la APA, esto encaja con un patrón que se viene dando en la administración Trump, porque ya se vieron cambios parecidos en las políticas del Departamento de Educación y la Oficina Federal de Prisiones, para dar solo dos ejemplos.

“Confiar solo en el término ‘sexo biológico’ ignora la complejidad del espectro del sexo, incluida la variación natural en la identidad de género y la existencia de personas con diferencias en el desarrollo sexual”, explicó Daniel. “La redefinición de un término bien establecido dentro de la política federal con tales consecuencias perjudiciales no tiene justificación. Pedimos a la administración que abandone este enfoque equivocado”, agregó.

La APA, con sede en Washington, DC, es la organización científica y profesional más grande que representa a la psicología en los Estados Unidos e incluso de Canadá. La membresía de APA incluye a cerca de 115.700 investigadores, educadores, clínicos, consultores y estudiantes. A través de sus divisiones en 54 subcampos de psicología y afiliaciones con 60 asociaciones estatales, territoriales y provinciales canadienses, APA trabaja para avanzar en la creación, comunicación y aplicación del conocimiento psicológico para beneficiar a la sociedad y mejorar la vida de las personas.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje