"ESTRATEGIA DE REPRESIÓN"

Nicaragua: Amnistía Internacional denuncia violaciones graves de derechos humanos

La organización denuncia en un informe que la pareja presidencial, Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, llevan a cabo severas violaciones a los derechos humanos de los nicaragüenses.

Foto cortesía de La Prensa de Nicaragua
Foto cortesía de La Prensa de Nicaragua

La organización Amnistía Internacional (AI) publicó un reciente informe en el cual se denuncian “violaciones graves de derechos humanos” durante la llamada “operación limpieza”, destinada a eliminar barricadas y bloqueos.

Según AI, ya se cumplieron seis meses consecutivos de protestas que han sido reprimidas por las autoridades de seguridad con “fuerza letal”.

El documento, presentado en Madrid, asegura que las violaciones a los derechos humanos fueron cometidas “no solo con conocimiento de las más altas autoridades”, entre ellas del presidente de la república Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, sino bajo su “orden y control”.

Desde el mes de junio, el Gobierno nicaragüense “intensificó su estrategia de represión” contra los grupos de manifestantes que se organizan en todo el país, y las fuerzas del orden, en su afán de retomar el control de las ciudades y carreteras, han afectado directamente la vida e integridad de los ciudadanos.

Delitos cometidos por el Gobierno

Este es el segundo informe de Amnistía Internacional sobre la situación de el país centroamericano, y en esta ocasión enumeró “torturas, detenciones arbitrarias y el uso generalizado e indiscriminado de fuerza letal por parte de la Policía y fuerzas parapoliciales fuertemente armadas”, así como seis “posibles ejecuciones extrajudiciales”, que constituyen delitos de derecho internacional.

Las protestas, inicialmente, eran contra una reforma al seguro social que afectaba el acceso a la salud y la calidad de los servicios, pero luego mutaron a ser una petición generalizada por la renuncia de Ortega y Murillo.

Según AI, a la fecha se contabilizan 322 personas muertas, en su mayoría asesinadas por agentes policiales y militares estatales, y unos 2.000 heridos.

“Hoy se cumplen seis meses de represión continua en nuestro país y no le vemos salida, no sabemos hasta dónde va a llegar, cuándo va a terminar, cuándo podremos vivir en paz y empezar a reconstruir un país moralmente destruido”, dijo Vilma Núñez, una de las más destacadas activistas de derechos humanos en Nicaragua, que participó en la presentación en Madrid.

“El gobierno está tratando de imponerse por la fuerza (…) Mantiene la represión, el hostigamiento, las persecuciones selectivas. En Nicaragua se ha perdido el derecho a circular libremente, porque las calles han sido tomadas por fuerzas militares”, aseveró en rueda de prensa la presidenta del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh).

Por su parte, Ortega niega que sus fuerzas de seguridad hayan disparado contra los manifestantes y asegura que todo se trata de un ardid “golpista” financiado por Estados Unidos que tiene como fin expulsarlo a él de la silla presidencial.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje