ITALIA

Italia aprueba un nuevo decreto antiinmigrante

"Es un paso adelante para hacer Italia más segura”, señaló Matteo Salvini, ministro del Interior e impulsor del decreto.

Italia aprueba un nuevo decreto antiinmigrante
Italia aprueba un nuevo decreto antiinmigrante

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, anunció a través de sus redes sociales que el Consejo de Ministros de su país aprobó este lunes por unanimidad el decreto sobre seguridad e inmigración impulsado por él mismo.

“Estoy feliz. Un paso adelante para hacer que Italia sea más segura. De palabras a hechos, ¡avanzo!”, tuiteó el político italiano.

Y agregó que se trataba de un paso “para combatir con fuerza a los mafiosos y a los traficantes de personas, para reducir los costos de una inmigración exagerada, para expulsar a los delincuentes y a los que piden asilo sin merecerlo, para retirar la ciudadanía a los terroristas y para dar más poder a las fuerzas del orden”.

El decreto

El decreto establece que el migrante que pida asilo en Italia y que cometa un delito como terrorismo o abuso sexual, será expulsado de inmediato.

Al tiempo que modifica la normativa en materia de acogida de refugiados y limita la protección humanitaria de estas personas.

Italia no permitirá la entrada en su territorio a ningún extranjero expulsado de otros países de la zona Schengen.

Por otra parte, los inmigrantes que sufran serios problemas de salud o procedan de países afectados por desastres naturales podrán tener un permiso especial para residir en el territorio.

Las nuevas normas, en vigor por 60 días, podrán ser “modificadas, mejoradas o cambiadas por el Parlamento”, explicó Salvini agregando que “no es un decreto blindado”.

Salvini es también vicepresidente del Consejo de Ministros de Italia y líder de la Liga Norte, la tercera fuerza política del país, caracterizada por su euroescepticismo y su sentimiento antiinmigración.

Tras asumir el cargo el pasado junio, el Gobierno de Salvini comenzó a cumplir su promesa de campaña sobre la inmigració y restringió el flujo de inmigrantes hacia el país y prohibió la llegada de barcos con migrantes rescatados del Mediterráneo.

El accionar de Salvini en cuanto a la inmigración lo ha enfrentado a la Iglesia Católica. Respecto al nuevo decreto el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Italia, Nunzio Galantino, cuestionó el hecho de que la inmigración y la seguridad se traten en el mismo texto. “Esto significa que el inmigrante ya ha sido juzgado por su condición y ya se le considera un peligro público, independientemente de su comportamiento, lo cual es una mala señal”, lamentó.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje