ONU

Nicaragua y Venezuela en el primer discurso de Bachelet como jefa de DDHH de la ONU

En su primera declaración como alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos la exmandataria chilena se refirió a la situación en Nicaragua y Venezuela y las políticas antinmigrantes de EE.UU. y Europa.

 

Nicaragua y Venezuela en el primer discurso de Bachelet como jefa de DDHH de la ONU
Nicaragua y Venezuela en el primer discurso de Bachelet como jefa de DDHH de la ONU

 

En su primer discurso como alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos, la expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, recordó que ha sido detenida política, refugiada, que ha estudiado y ejercido como médica, dirigido el primer organismo de la ONU dedicado a la igualdad de género, además de haber sido dos veces presidenta de Chile.

En ese último sentido manifestó que justamente como exjefa de Estado siempre estará dispuesta a escuchar a los gobiernos porque puede entender sus preocupaciones, pero también les recordará su responsabilidad fundamental de proteger los derechos de sus pueblos.

Michelle Bachelet es la nueva jefa de derechos humanos de la ONU

La política chilena asumirá el cargo en setiembre en sustitución del diplomático jordano Zeid…

Nicaragua y Venezuela

En las catorce hojas de su declaración la exmantaria hizo referencia a la situación en Venezuela y Nicaragua y llamó al ente a “tomar todas las medidas disponibles para abordar las graves violaciones a los DD.HH.”.

Dijo que mientras ella inaugura el Consjeo,”el número cada vez mayor de personas que huyen de Venezuela y Nicaragua demuestra una vez más la necesidad de defender constantemente los derechos humanos”.

“Sí, es urgente ayudar a los Estados receptores a resolver los muchos desafíos que plantean dichos movimientos. Pero también es fundamental abordar las razones por las cuales las personas se van. En ambos países, la Oficina insta al Consejo de Derechos Humanos a que tome todas las medidas disponibles para abordar las graves violaciones de los derechos humanos que se han documentado en informes recientes”, señaló.

Bachelet agregó que, en cuanto a Venezuela, “se calcula que 2,3 millones de personas huyeron del país el 1 de julio, aproximadamente el 7% de la población total, debido en gran parte a la falta de alimentos o de acceso a medicinas críticas y atención médica, inseguridad y persecución política. Este movimiento se está acelerando”.

“El movimiento transfronterizo de esta magnitud no tiene precedentes en la historia reciente de las Américas, y la vulnerabilidad de los que se van también ha aumentado: personas mayores; mujeres embarazadas; niños, incluidos menores no acompañados; y las personas con problemas de salud cruzan la frontera en números crecientes”, resaltó.

Añadió que “desde la publicación de nuestro último informe sobre Venezuela, en junio, la Oficina ha seguido recibiendo información sobre violaciones de derechos sociales y económicos, como casos de muertes relacionadas con la malnutrición o enfermedades prevenibles, así como sobre violaciones de los derechos civiles y políticos, incluidas las detenciones arbitrarias, los malos tratos y las restricciones a la libertad de expresión”.

“El Gobierno (de Nicolás Maduro) no ha demostrado apertura a medidas genuinas de rendición de cuentas respecto de cuestiones documentadas por la Oficina durante las protestas masivas de 2017″, precisó la exmandataria.

“La cantidad de personas que huyen de Nicaragua también está aumentando exponencialmente, como resultado de la crisis en curso en el país, incluido el deterioro de los derechos humanos”, dijo sobre la situación en Nicaragua al tiempo que lamentó la decisión del gobierno de Daniel Ortega de expulsar al equipo de la ONU del territorio y solicitó al Consejo “que fortalezca su supervisión del país”.

Gobierno de Daniel Ortega expulsa de Nicaragua a misión de la ONU

Después de un duro y crítico informe publicado por la misión de la ONU, el mandatario ha…

Pacto Mundial para las Migraciones

También hizo referencia al Pacto Mundial para las Migraciones, que se adoptará en diciembre, y dijo que “ofrece la esperanza de una mejor y más efectiva gobernanza de la migración. Se trata de un documento equilibrado de derechos humanos con políticas alcanzables y detalladas para reducir la vulnerabilidad de muchos de los 258 millones de migrantes del mundo y minimizar las violaciones de los derechos humanos que tan a menudo impulsan su fuga”.

“El Pacto Mundial prevé la cooperación regional e internacional para establecer una recepción pronta y humana de todas las personas que llegan a sus fronteras, respetando sus derechos humanos; y desarrollar mecanismos de admisión y estancia basados en la necesidad de protección de los derechos humanos”, agregó.

En ese sentido lamentó la decisión de los Estados Unidos y Hungría de negarse a firmar el Pacto y la posibilidad de que Australia se retire. “Debe unirse al consenso de la comunidad global, adoptar el Pacto y revisar las políticas del país con respecto a las personas que llegan a sus fronteras sin una visa. Los centros de procesamiento offshore actuales son una afrenta a la protección de los derechos humanos”, señaló.

Bachelet hizo referencia directa a la decisión del Gobierno de Hungría que en junio adoptó medidas adicionales para “permitir a las autoridades arrestar, acusar penalmente y retirar inmediatamente de la zona fronteriza de Hungría a cualquier abogado, asesor, voluntario o familiar residente legalmente sospechoso de ayudar a una persona a presentar una solicitud de asilo, obtener un permiso de residencia, o tomar otras acciones perfectamente legales”.

A la política de tolerancia cero de Estados Unidos que separó a los niños inmigrantes de sus familias. La alta comisionada de la ONU señaló que la práctica ya fue suspendida pero destacó que “las autoridades aún no han tomado medidas para proporcionar reparación a las familias a quienes ha victimizado; y más de 500 niños migrantes que los funcionarios estadounidenses se llevaron de sus padres aún no han sido devueltos a sus familias”.

Respecto a la Unión Europea y la inmigración consideró que debe ser animado a establecer una operación humanitaria de búsqueda y rescate dedicado para las personas que cruzan el Mediterráneo, y para asegurar que el acceso al asilo y de los derechos humanos se garantiza la protección de la UE.

“El gobierno de Italia ha estado negando la entrada a los barcos de rescate de ONG. Este tipo de postura política y otros desarrollos recientes tienen consecuencias devastadoras para muchas personas ya vulnerables”, resaltó.

Y consideró que “priorizar el retorno de los migrantes desde Europa, sin garantizar que se cumplan las obligaciones internacionales fundamentales de derechos humanos, no puede considerarse una respuesta de protección”.

Respuesta de Italia

“No aceptamos lecciones de nadie y menos aun de la ONU, que se muestra incapaz, inutilmente costosa y desinformada”, afirmó Matteo Salvini, líder de la ultraderechista Liga y ministro del Interior de Italia en respuesta alas declaraciones de Bachelet.

“Italia ha acogido los últimos años a 700.000 inmigrantes, muchos de ellos clandestinos, y no ha recibido nunca la colaboración de otros países europeos”, continuó el también vicepresidente del Gobierno.

El discurso íntegro de Michelle Bachelet como alta comisionada de la ONU para los derechos humanos.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje