ROHINGYAS

La ONU califica de “intento de genocidio” la persecución de los rohingyas en Myanmar

Las autoridades de Myanmar por su parte dicen que no autorizaronla entrada de la misión de la ONU, por lo que rechazan su informe y cualquier resolución que se adopte.

La ONU califica de “intento de genocidio” la persecución de los rohingyas en Myanmar.
La ONU califica de “intento de genocidio” la persecución de los rohingyas en Myanmar.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó el pasado lunes un informe en el que denuncia que el Ejército de Myanmar (Birmania) es autor de un sinnúmero de casos “perpetrados a escala masiva” de asesinatos, violaciones en masa, esclavización, violencia contra niños y la quema de pueblos enteros de la minoría musulmana rohingya.

El informe concluye que “la cúpula militar de Myanmar tenía intención genocida” al perseguir a los rohingya en el estado de Rajine (al oeste del país).

“Los crímenes cometidos en el estado de Rajine, y la manera en la que fueron perpetrados son similares en su naturaleza, gravedad y alcance a aquellos que han permitido establecer un genocidio en otros contextos”, dice el informe, elaborado por la Misión Internacional de Investigación de la ONU.

El documento insiste en “la intención genocida”, un delito internacional que busca ya “la destrucción, total o parcial, de un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal”.
El comandante en jefe de las Fueras Armadas de la antigua Birmania, y cinco de sus generales, “ordenaron asesinatos en masa y violaciones en grupo, y deben ser juzgados por ello”, dicen los investigadores de la ONU, que acusan al Gobierno birmano de permitir que el discurso de odio prospere, de destruir archivos y no proteger a esta minoría musulmana en las regiones de Rajine, Kachin y Shan.

Tirana Hassan, directora de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional, respaldó el informe de la ONU y consideró “que se añade a una montaña de pruebas sobre los crímenes de derecho internacional cometidos por las fuerzas armadas, demuestra la necesidad urgente de una investigación criminal independiente, y es evidente que las autoridades de Myanmar son incapaces de llevar a los responsables ante la justicia”.

En ese sentido consideró que “la comunidad internacional tiene la obligación de actuar para garantizar justicia y rendición de cuentas. No hacerlo transmite el peligroso mensaje de que las fuerzas armadas de Myanmar no sólo disfrutarán de impunidad, sino también de libertad para volver a cometer tales atrocidades”.

Rechazo y bloqueo

El Gobierno birmano por su parte sigue negando los abusos contra rohingyas y este miércoles rechazó los resultados de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas (FFM, por sus siglas en inglés) sobre el genocidio contra rohingyas, y también las resoluciones que adoptará el ente al respecto.

“No permitimos a FFM entrar a Myanmar, así que rechazamos cualquier resolución adoptada por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU)”, informó el portavoz del Gobierno birmano, Zaw Htay, citado por el diario local Global New Light of Myanmar.

Htay resaltó que una Comisión nacional Independiente de Investigación se encargará de “responder a las falsas acusaciones hechas por las agencias internacionales y de la ONU”.
El portavoz gubernamental cargó además contra la red social Facebook que eliminó ese mismo lunes las páginas y varios perfiles de oficiales militares de Myanmar con el fin de evitar “la propagación de odio y desinformación” contra la perseguida comunidad rohingya.

Según denunció dicha medida podría “obstruir” los esfuerzos del Gobierno para alcanzar una “reconciliación” a nivel nacional.

El pasado 4 de julio, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad al-Husein, urgió a enjuiciar a Myanmar en la Corte de La Haya por crímenes de lesa humanidad y genocidios contra los rohingyas.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje