DESDE LA HABANA

Dilma Rousseff: “Lula es la esperanza frente a los golpistas”

"Hoy Lula está detenido para que no sea candidato a la presidencia y no sea elegido, porque cada día, incluso preso, tiene más apoyo popular", aseguró Dilma desde La Habana.

Dilma Rousseff: “Lula es la esperanza frente a los golpistas". Foto: Ricardo Stuckert
Dilma Rousseff: “Lula es la esperanza frente a los golpistas”. Foto: Ricardo Stuckert

La ex mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró ayer en el marco del XXIV Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo en La Habana, que el ex presidente brasileño, Luiz Inácio Da Silva está en prisión porque la justicia de su país dejó de ser imparcial.

Rousseff aseguró que “se condena y persigue a un inocente como Lula porque él hizo crecer nuevamente a Brasil y logró disminuir la desigualdad existente”.

“Hoy Lula está detenido para que no sea candidato a la presidencia y no sea elegido, porque cada día, incluso preso, tiene más apoyo popular”, señaló Rousseff que recalcó que eso no es algo que diga ella, sino que es resultado de investigaciones y encuestas de instituciones de todas las tendencias políticas.

En ese sentido reafirmó que el Partido de los Trabajadores (PT) mantendrá a Lula como candidato a la presidencia del país. “Creen que vamos a sacar a Lula del proceso (electoral). No lo haremos. Lula, cada día que pasa, se aproxima más a las urnas. Queremos que entre a la urna en una cédula electoral”, manifestó.

Según dijo la candidatura de Lula es una esperanza frente a todos los partidos golpistas que fracasaron y no lograron tener un candidato que pueda enfrentarlo en los comicios que se realizarán el próximo 7 de octubre.

Para Dilma la oligarquía brasileña quiere que presenten un plan B, para la elección por eso considera que “este momento es de ratificación de la candidatura de Lula, sobre todo cuando se cumplen 100 días de su detención ilegal que lo caracteriza como un preso político”.

Existe una élite judicial, mediática y financiera que no quiere que Lula llegue de nuevo a la presidencia de Brasil, aseguró, “este es un momento de tensión y solo sabremos lo que sucederá en las elecciones. Pero algo tiene que quedar claro en todo esto, y los medios de prensa brasileños pierden todos los días y piden para que tengamos un plan B”.

La ex presidenta valoró instancias como el Foro de Sao Paulo para construir una América Latina menos desigual y promover la solidaridad entre las fuerzas de izquierda.

“Estamos aquí para defender no solamente a Brasil, sino a todos aquellos pueblos donde se pretende restaurar el capitalismo neoliberal y aumentar las desigualdades por indicación del Fondo Monetario Internacional”, expresó

“Lula volverá a ser presidente de Brasil”

Por su parte la senadora y presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, que también participó del Foro, afirmó: “Vinimos aquí para denunciar, y estamos recibiendo muestras de solidaridad para con Lula. No vamos a desistir. Lula volverá a ser presidente de Brasil”, auguró.

Mientras que también hizo referencia al escádalo judicial que se desató el domingo pasado en Brasil luego de que el juez de guardia del Tribunal Regional Federal n°4, Rogério Favreto aceptara una petición de habeas corpus para liberar a Lula, la cual fue rechazada por otros jueces.

“El intento de liberarlo con una argumentación justa y correcta fue frustrado. Parte del Poder Judicial mostró que tomó parte en esta disputa y politizó el tema. No vamos a abandonar a Lula, y claro que no vamos a abandonar al pueblo brasileño”, concluyó.

Carta de Lula

Desde la cárcel de Curtiba Lula envió una carta para los asistentes al XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo, un espacio de convergencia, debate y acción conjunta nacido del Encuentro de Partidos y Organizaciones Políticas de Izquierda de América Latina y el Caribe celebrado en 1990 con el auspicio del Partido de los Trabajadores de Brasil.

“Agradezco el apoyo y solidaridad que ustedes han dado a mi persona, a mi partido PT y a otros compañeros perseguidos por la derecha en Brasil. Esta no sabe convivir con la democracia y, con el apoyo de los medios y del poder judicial, quiere impedirnos de regresar al gobierno o recuperar la dignidad, la libertad y los derechos del pueblo brasileño.

Cuando Fidel y yo, en 1990, propusimos que la izquierda latinoamericana y caribeña debería reunirse para evaluar las profundas transformaciones que el mundo había sufrido en aquel momento con el ascenso del neoliberalismo en la economía y en la política, con el fin de los regímenes del socialismo real en la Europa oriental y el fin de la bipolaridad del sistema internacional, teníamos claridad de la importancia de la iniciativa.

Lo que no preveíamos era que el Foro de Sao Paulo fuera a crecer como creció y que consiguiera mantenerse como el más importante, amplio y duradero foro de debates con relación a la izquierda latinoamericana y caribeña a lo largo de estos 28 años.

Este hecho extraordinario contribuyó a que, en el inicio del siglo XXI, varios de nuestros países implementamos programas de combate a la pobreza, participación popular e integración de nuestros países.

Sin embargo, a pesar de implementar gobiernos que buscaron rescatar los derechos de nuestra población, principalmente las parcelas más pobres y vulnerables, gobernando para todos y generando oportunidades para que todos se beneficiasen de nuestras políticas de desarrollo nacional y regional, nuestras élites no toleran la izquierda ni el acceso del pueblo excluído a sus derechos mínimos, como alimentos, salud, educación y vivienda.

Tal vez hayamos subestimado esta intolerancia y la disposición de las élites a enfrentarnos a cualquier costo y por cualquier medio, incluso los golpes de Estado, como asistimos en Honduras, Paraguay y Brasil.

Siempre dije que si quieren disputar con nosotros que disputen políticamente, que se postulen, y nos derroten democráticamente si es el caso. Porque no les tenemos miedo y sabremos afrontarlos y discutir con el pueblo cuál es el futuro que este quiere: si es el desarrollo soberano con justicia social o el entreguismo y la concentración de renta.

Repudiamos las sanciones aplicadas contra Venezuela y las amenazas de intervención armada hechas por el presidente de Estados Unidos, que lamentablemente la derecha en el continente no condena. Al contrario, en la práctica apoya al intentar excluir a Venezuela de los foros a los que tiene derecho a participar como la OEA o Mercosur.

Eso sin hablar de la continuidad del bloqueo criminal a Cuba y la manera como el imperialismo trata a Puerto Rico y otras islas en el Caribe.

Las dificultades que enfrentamos hoy más que nunca requieren la presencia, las posiciones y acciones del Foro de Sao Paulo. De la misma forma, la discusión sobre la coyuntura, la importancia de las propuestas de la izquierda para enfrentar sus dificultades ampliando el diálogo con el pueblo y su participación en la búsqueda de soluciones nacionales e internacionales.

Un elemento esencial que está puesto en este momento es la unidad de la izquierda en este enfrentamiento con las élites reaccionarias, entreguistas e intolerantes de América Latina y con el Imperialismo.

La defensa de la integración latinoamericana, no solo como una herencia de las ideas progresistas de varias épocas, es más necesaria que nunca como un factor de desarrollo y de enfrentamiento a la crisis económica. Tenemos que resistir a los ataques contra los derechos sociales y laborales que ocurren en varios de nuestros países.

Nuestros partidos tienen que defender una política exterior con puntos comunes que privilegien nuestra soberanía nacional y regional, la reducción de los conflictos y una visión humanista sobre el tema de los migrantes y refugiados.

Cuando iniciamos esta tarea, nadie prometió que sería fácil, pero ya demostramos que podemos vencer e implementar cambios de suma importancia.

Sin embargo, un valor fundamental que los intereses económicos y las élites buscan reducir y someter es el Estado democrático y de derecho. Nuestro respuesta debe ser el fortalecimiento y perfeccionamiento de la democracia, para que la justicia, la libertad y la igualdad pueden prosperar plenamente.

Les deseo un buen encuentro a ustedes y quiero reafirmar mi inconformidad por estar aquí impedido de presentar este mensaje personalmente debido a la persecución política a la que estoy sometido por una condena absurda y kafkiana por un crimen que no existe.

Quieren impedirme disputar las elecciones este año, pero jamás me callarán ni me impedirán luchar por los derechos del pueblo brasileño, latinoamericano y caribeño.

Un gran abrazo de Lula”

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje