Imprimir

Cada 48 horas matan a una persona trans en Brasil

Brasil y México son los dos países que encabezan la infame lista de asesinatos transfóbicos. La expectativa de vida de una persona transgénero en Latinoamérica es de 35 años.

Asistentes a la marcha de la diversidad de 2017 en Brasilia. Foto: Mídia Ninja

Asistentes a la marcha de la diversidad de 2017 en Brasilia. Foto: Mídia Ninja

Cada dos días es asesinada una persona trans en Brasil, el país con la más alta tasa de homicidios relacionados con la transforbia en Latinoamérica, de acuerdo al Mapa de los Asesinatos de Travestis y Transexuales en Brasil en 2017, publicado este jueves por la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales (ANTRA).

De acuerdo con el informe, solamente en 2017 un total de 179 personas trans perdieron la vida de forma violenta en asesinatos relacionados con su sexualidad, número que refleja un aumento del 15% respecto a 2016.

Brasil encabeza esta nefasta lista, seguido de México (56 muertes), de acuerdo a la ONG Internacional Transgender Europe (TGEU) citados por en el documento de ANTRA. Los estados brasileños donde más trans fueron matadas son Minas Gerais (20 homicidios), Bahía (17), Sao Paulo (16) y Ceará (16). En Río de Janeiro y Pernambuco se contabilizaron 14 asesinados en cada uno.

De las víctimas de la transfóbica, el 67,9% tenía entre 16 y 29 años de edad, el 23% entre 30 y 39 años, el 7,3% entre 40 y 49 años, y las mayores de 50 años el 1,8%.

Una vida dura y corta

De acuerdo con declaraciones de Bruna Benevides, secretaria de Articulación Política de la ANTRA y autora del estudio, la expectativa de vida de esta población es de apenas 35 años en Latinoamérica, la mitad de la que tiene la población brasileña.

“Desgraciadamente, en Brasil, ser travesti y transexual es estar directamente expuesta a la violencia desde muy joven. Comienza en la infancia con la familia, después en la segunda institución social que es la escuela, que forma personas que van a reproducir ese prejuicio en la sociedad en general”, aseguró.

De acuerdo al mapa, el 80% de las fallecidas eran negras o mulatas, y 70% eran trabajadoras del sexo. 55% de los crímenes ocurrió en las calles y de ellos un 52% se cometió con armas de fuego, un 18% con armas blancas y un 17% fueron causados por palizas, asfixia o estrangulamiento.

“La asociación más común es con la agresión física, la tortura, los golpes y el uso de cuchillas. El 85% de los asesinatos se registró con refinamientos de crueldad como descuartizaciones, ahogamientos y otras formas brutales de violencia”, apuntó la organización.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión