PAPA FRANCISCO

Francisco termina una gira por Chile y Perú llena de incidentes y altibajos

El frío recibimiento en Chile contrastó con la multitudinaria convocatoria en Perú. Una semana de Francisco en su continente natal deja una serie de incidentes y manifestaciones, muchas de ellas esperadas.

El papa Francisco aborda el avión que lo lleva de vuelta a Roma. Foto: vatican.va
El papa Francisco aborda el avión que lo lleva de vuelta a Roma. Foto: vatican.va

El Papa Francisco terminó ayer de recorrer dos países disimiles entre sí por la recibida que tuvo. En Chile, antes de su llegada, manifestantes que reclamaban derechos de aborígenes quemaron iglesias y detonaron explosivos caseros a forma de protesta. Uno de los momentos más álgidos fue cuando defendió al obispo Juan Barros, acusado de encubrir casos de abuso sexual del cura Fernando Karadima, y lo dejó participar en dos de sus misas. “El día que me traigan una prueba voy a hablar. Todo es calumnia, ¿está claro?”, dijo claramente irritado a un grupo de periodistas en la ciudad de Iquique.

Además, la asistencia no fue la esperada; las imágenes de grandes terrenos preparados para recibir a cientos de miles de fieles católicos pero que ostentaban mucho menos gente de la prevista dejó imágenes agridulces para la iglesia.

Perú: Kuczynski niega negociación en indulto a Alberto Fujimori

75% de los peruanos desaprueban la gestión de Kuczynski, la mas baja desde que asumió su mandato….

Otra historia en Perú

Después de dejar Santiago de Chile, el pontífice tomó un avió hacia el norte y aterrizó en el fronterizo Perú. Allí fue recibido por el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski junto a la primera dama, Nancy Ann Lange.

La primera parada oficial fue en Puerto Maldonado, capital de Madre de Dios y próximo a la frontera con Bolivia, donde tuvo un encuentro con representantes de grupos indígenas de varios países de la región. Desde ahí criticó a quienes destruyen el medio ambiente y pidió por respeto a los pueblos originarios.

El sábado viajó hasta la ciudad de Trujillo, al noroeste del país cerca de la costa pacífica. En esa localidad ofició una misa y coronó la imagen de la Virgen de la Puerta de Otuzco.

El domingo, en su última jornada, el sumo pontífice se reunió con obispos de todo el país y luego partió hacia la Base Aérea Las Palmas. En la misa que ofició ahí criticó la corrupción de forma contundente, un mensaje que no cae en saco vacío en un país donde el propio presidente Kuczynski está asediado por el gigantesco caso de la empresa brasileña Odebrecht, y quien desató la ira de los ciudadanos al otorgar indulto presidencial al ex mandatario Albert Fujimori, que descontaba una pena de prisión de 25 años por cometer delitos de lesa humanidad.

Antes de su partida hacia Roma, Francisco se despidió en privado del presidente y su esposa y agradeció el recibimiento que fue, a todas luces, mucho más caluroso que en Perú.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje