DESASTRE POLÍTICO

Gobierno Federal de EE.UU. arranca la semana con cierre en servicios no esenciales

Trump tuvo que cancelar su viaje a Florida, en donde iba a pasar el fin de semana jugando golf, para atender a situación. La incertidumbre empieza a regir entre los empleados, ya que algunos ni siquiera saben cuándo van a cobrar sus sueldos.

Foto: Facebook Donald Trump
Foto: Facebook Donald Trump

Exactamente a un año de que Donald Trump asumiera la presidencia de los Estados Unidos, el Gobierno Federal deberá cerrar sus actividades no esenciales al fracasar un acuerdo en el Senado con los demócratas con el que el oficialismo pretendía extender el presupuesto por cuatro semanas.

La última vez que algo así pasó fue en octubre de 2013, durante la administración de Barack Obama, cuando unos 800.000 empleados fueron enviados a seguro de paro por 16 días.

El Senado tenía hasta la medianoche del viernes para aprobar el proyecto de ampliación del presupuesto, algo que sí consiguió hacer la cámara baja, pero el Partido Republicano no logró terminar de entenderse con los senadores Demócratas para obtener los 60 votos necesarios para adoptar la medida.

“Shutdown” y caos

Las actividades esenciales son aquellas que bajo ninguna circunstancia puede dejar de funcionar, como los servicios de salud, la seguridad, el ejército y la educación, por poner algunos ejemplo. Sin embargo, cada país tiene la libertad de declarar no esenciales todas aquellas funciones que, en caso de emergencia, pueden desactivarse por un plazo determinado o indeterminado hasta que dicha situación haya sido resuelta.

Las Fuerzas Armadas deberán permanecer en sus posiciones, al igual que los efectivos policiales, la guardia fronteriza, los de aduanas y los operadores de vuelos, entre otros. 

El cierre (denominado “shutdown”, en inglés) de las actividades federales no esenciales entró en vigor este sábado a las 5 horas (GMT).

El enojo de Trump no se hizo esperar y, como era de esperarse, se comunicó por su cuenta de Twitter, un canal que ya se hizo oficial y que no responde a censura ni regulación alguna.

“Los demócratas están más preocupados por los inmigrantes ilegales que con nuestros grandes Militares o con la Seguridad en nuestra peligrosa frontera sur”, criticó el mandatario la mañana de este sábado.

“Ellos podrían fácilmente haber llegado a un acuerdo pero en su lugar prefirieron jugar la carta del ‘shutdown’ (cierre del gobierno)”, agregó.

En un discurso ante el Senado, el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, aseguró que su bancada está “abierta a seguir hablando para resolver” la situación. “No creo que esto nos muestre como una institución muy responsable. Los estadounidenses deberían esperar más de nosotros”, dijo McConnell, sin esconder su enojo.

“Tengo problemas para entender (…) cómo mis colegas demócratas pueden estar orgullosos” por haber provocado el cierre del gobierno al bloquear un acuerdo, señaló McConnell, para quien la oposición utilizó una “estrategia ridícula”.

Desde la vereda Demócrata, el líder del partido de oposición, Chuck Schumer, no dudó en echarle la culpa al oficialismo diciendo: “cada estadounidense sabe que los republicanos controlan la Casa Blanca, la Cámara de Representantes y el Senado, y que es su trabajo mantener el gobierno abierto”.

En medio de las negociaciones, que al final resultado fallidas, las piedras iban y venían de un lado para el otro. El senador conservador John Kennedy escribió en Twitter: “Nuestro país fue fundado por genios, pero es dirigido por idiotas”.

Trump cumple un año en la Casa Blanca con pésima popularidad

A pesar del crecimiento económico registrado el primer año de este periodo presidencial, Trump…

Los inmigrantes en el centro de la discusión

La oposición Demócrata asesta esta dura derrota para el presidente Trump justo el día en que cumple 365 sentado en el Salón Oval.

Los senadores opositores lograron bloquear el acuerdo presupuestario al no incluirse una solución para los casi 700.000 inmigrantes beneficiados por el programa DACA, lanzado en el 2012 durante el mandato de Obama, que no fue renovado por Trump.

La Casa Blanca emitió un irritado comunicado de prensa en el que la portavoz, Sarah Sanders, acusó a los demócratas de tomar a los estadounidenses como “rehenes”.

“No vamos a negociar el estatus de inmigrantes ilegales mientras los demócratas, con sus demandas irresponsables, toman como rehenes a ciudadanos que siguen las leyes”, apuntó Sanders.

Trump tuvo que cancelar su viaje a Florida, en donde iba a pasar el fin de semana jugando golf, para atender a situación.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje