Imprimir

Gobierno francés endurece sus políticas migratorias

El ejecutivo de Macron planea expulsar a quienes no tengan los papeles en regla y vigilar mejor la entrada de inmigrantes.

Foto: facebook.com/EmmanuelMacron

Foto: facebook.com/EmmanuelMacron

El Gobierno de Emmanuel Macron acaba de anunciar que se endurecerán desde 2018 las medidas que controlan el ingreso de inmigrantes, en sus distintas categorías.

Con los elogios de los partidos de derecha y críticas de organizaciones humanitarias y agrupaciones de izquierda, las medidas (algunas ya en vigor) incluye por ejemplo que las autoridades puedan ingresar en albergues o centros donde residan refugiados para controlar el estatus legal de los inmigrantes.

La prioridad para el ejecutivo de Macron es identificar a aquellos que huyen de persecuciones políticas, por razones étnicas o religiosas o bien de conflictos bélicos, con el fin de acelerar los procesos de asilo y rechazar a aquellos a los que no les urja.

Extranjeros e inmigración en Francia

Francia tiene una población total de 67 millones de habitantes, de los cuales 4.2 millones son extranjeros. Según datos del Ministerio del Interior francés, se han detectado unos 300.000 inmigrantes indocumentados, y es por eso que las medidas buscan endurecer las fronteras para filtrar mejor el ingreso al país.

Este tipo de políticas serán parte integral del plan de Gobierno de Macron en su segundo año, luego de que venciera a la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, en las elecciones nacionales.

Francia no es para nada el país más amigable para los inmigrantes y refugiados: mientras que naciones como Luxemburgo recibieron en 2015 40 refugiados por cada 1.000 habitantes, Francia apenas acogió a 5. Para tener un punto de comparación, Alemania y Austria reciben unos 18 por cada 1.000 habitantes, y Reino Unido 9, de acuerdo a datos de la organización Eurostat.

“Si acogiéramos a todo el mundo no podríamos hacerlo en buenas condiciones. Hemos decidido acoger a quienes son refugiados de zonas de guerra, a quienes son prisioneros políticos, pero al mismo tiempo intentar una política que permita que las migraciones económicas se gestionen de otra manera”, dijo recientemente en una entrevista el ministro francés del Interior, Gérard Collomb. “Quienes no obtengan el derecho de asilo deben ser expulsados”, concluyó.

 

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión