Imprimir

Trump realizó tributo a aborígenes americanos... frente a la foto de un esclavista y genocida

Donald Trump invitó el pasado lunes a un grupo de indígenas americanos a la Casa Blanca para ofrecerles un homenaje, sin embargo hizo ofensivas referencias a Pocahontas y los condecoró en frente de la fotografía del presidente Andrew Jackson, conocido por promulgar genocidios contra los aborígenes y por negociar con esclavos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, convocó el pasado lunes 27 a un grupo de aborígenes estadounidenses pertenecientes al grupo de los Navajo, uno de los más importantes colaboradores de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial. Se les reconoció por usar su lengua navajo como código indescifrable para enviar mensajes entre tropas durante este conflicto.

En el solemne acto -y después de la intervención de líderes de los nativos norteamericanos- el presidente Trump tomó la palabra para dar un discurso de agradecimiento: “Ustedes son personas muy especiales, estaban aquí antes que todos nosotros, aunque tenemos una representante en el Congreso que dicen que lleva mucho tiempo aquí… más que ustedes… ¡la llaman Pocahontas!”, dijo Trump, con una ligera sonrisa burlona.

La alusión fue a la senadora demócrata Elizabeth Warren, quien no tardó en criticar las palabras del mandatario. “Es una pena que el presidente de EE.UU. no pueda completar ni una ceremonia honrando a héroes sin tener que hacer un comentario racista. Cree que así me va a callar. No le ha surtido efecto y no lo hará en el futuro”, declaró.

En la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca, la portavoz Sarah Huckabee Sanders defendió las palabras de Trump y dijo que no tenía la intención de ser un insulto racista.

En ocasiones pasadas, el Congreso Nacional de Indios Americanos ha condenado enérgicamente el uso de la palabra “Pocahontas” por parte del presidente Trump para burlarse de Warren. La aborigen Pocahontas efectivamente existió, y se le considera importante para la historia de los indígenas de Norteamérica.

Homenaje frente a un genocida

El tributo lo realizó Trump frente a la fotografía del presidente Andrew Jackson, quien promulgó en 1830 la “ley de desplazamiento forzoso”, que terminó en convertirse en un genocidio que acabó con la vida de cientos de miles de indígenas americanos.

Para él, lo “indios” (como les llamaban a estos pobladores originarios) no eran personas sino “perros salvajes” y tenía un cuchillo “conservado especialmente para escalpar indios a los que había matado”, según sus propias palabras.

Jackson supervisó personalmente la muerte de al menos unos 800 indígenas creeks, a los que les cortaba la nariz como recuerdo, y les sacaba largos jirones de piel para fabricar bridas para caballos.

Por medio de la ley antes mencionada, cientos de miles de indígenas de distintas etnias fueron asesinados y expulsados de las tierras que habían habitado por siglos.

 

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión