POSIBLE DEFAULT

Venezuela se atrasa en pago de deudas y se enfrenta a vencimientos

Un estado de defaul (o impago) sería un golpe doloroso para una economía a la que se le proyecta una inflación del 5.325% para 2018.

(Fotografía cortesía de RTVE)
(Fotografía cortesía de RTVE)

Desde la caída abrupta de los precios internacionales del petróleo, en 2014, en el mercado de bonos hay un ambiente de zozobra respecto a Venezuela, y en todo el mundo analistas especularon que iba a entrar en default.

Tres años después de eso, el gigante estatal PDVSA está obligado a pagar US$985 millones por un lado, y US$1.200 más por otro. No solo se trata de una suma abrumadora, especialmente para un país cuyas reservas de moneda extranjera se encuentran por debajo de los US$10.000 millones por primera vez en 15 años, sino que podría estar frente a un asedio logístico para hacerse cargo de las deudas.

Venezuela está cada vez más encerrada por sanciones financieras de Estados Unidos, que han puesto a los bancos intermediarios y otros intermediarios en estado de alerta. El país ya se atrasó además en el pago de intereses por US$350 millones que vencían a inicios de octubre. Estos pagos cuentan por orden contractual con un periodo de gracia de 30 días, que le da al país un pequeño lapso para resolver las complicaciones para poder pagar.

Cada días más complicado pagar

“Esto es Venezuela, son muy desorganizados con este tipo de cosas, cada día les cuesta más pagar”, dijo a Bloomberg Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, una empresa de investigación con sede en Caracas.

Si no se respetan las fechas de pago -incluyendo los plazos de gracia- los tenedores de los bonos pueden afirmar que el país de Nicolás Maduro está en estado de default.

Un estado de defaul (o impago) sería un golpe doloroso para una economía a la que se le proyecta una inflación del 5.325% para 2018. Mientras el constante descenso de los precios del petróleo profundiza la crisis humanitaria en el país, el presidente Maduro prometió recientemente que todos los pagos de bonos extranjeros se harán en tiempo y forma.

Al mismo tiempo que la escasez y el hambre atacan a los venezolanos, los bonos de la deuda venezolana le están dejando grandes ganancias a los operadores de Wall Street, a veces hasta 9% anual en promedio en los últimos 20 años. Tan discordante es esto que la deuda de la nación ha sido bautizada en los mercados como “bonos del hambre”.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje