70.000 RESIDENTES AFECTADOS

Favelas de Río asediadas por tiroteos entre narcos y policías; Ejército brasileño refuerza seguridad

Más de 1.000 soldados fueron desplegados en las favelas de Río de Janeiro para tratar de contrarrestar la escalada de violencia entre bandas criminales enemigas y la policía, que han causado una seguidilla de tiroteos.

Un millar de soldados fueron enviados este viernes para reforzar la seguridad en la reconocida favela Rocinha, la más grande de Río de Janeiro, tras una seguida de seis días de enfrentamientos a los tiros entre narcos y policías.

Los tiroteos empezaron el pasado domingo  en un aparente choque entre líderes de bandas narcotraficantes rivales y se intensificaron paulatinamente todos los días hasta que el ejército fue enviado por el Gobierno la mañana del viernes. Unas 70.000 viven en la dicho tugurio, la mayoría en condiciones de pobreza extrema. 

Imágenes tomadas por los mismos residentes, y difundidas por distintos medios locales, mostraron a supuestos pandilleros fuertemente armados con rifles y pistolas, disparando a mansalva en las estrechas calles de la villa, en donde transitan regularmente sus habitantes.

Intervención militar

La carretera por la que se accede a la favela, que conecta también al sur con el este de la ciudad, fue cerrada la mañana del viernes por agentes fuertemente armados. A la tarde, tanques del Ejército llegaron al lugar, de acuerdo a información de la agencia AFP.

Un grupo de menores incendió un ómnibus cerca del puente de acceso a pié a la Rocinha, y se reportó la explosión de un aparato explosivo lanzado por narcotraficantes, y posteriormente atacaron la sede de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) de la favela, causando un intercambio de tiros que dejó a un vecino herido, todo de acuerdo a información de fuentes policiales.

“Desde la semana pasada estamos con bastante miedo. Subimos rápido, o esperamos para venir con amigos y después vamos directo para casa. Nadie se queda en la calle, es un terror total”, manifestó a AFP James, un habitante de la favela. Otra realidad ven las autoridades: “Rocinha está pacificada. Aquellos tiroteos que se observaron durante la mañana ya no están ocurriendo”, dijo el ministro de Defensa, Raul Jungmann, en entrevista con TV Globo.

El secretario de Seguridad de Río de Janeiro, Roberto Sá, afirmó que la operación continuará “por tiempo indeterminado”, pero garantizó a los vecinos que los trabajos están enfocados en que todos vuelvan a su “vida normal” lo más pronto posible.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje