Imprimir

ONU conmemora el Día Mundial de Destrucción de las Armas de Fuego: Por cada destruida se fabrican 10 nuevas

Desde 2011 la Organización de las Naciones Unidas declaró el 9 de julio, como la fecha para que las naciones recuerden haber firmado el acuerdo de destrucción masiva de armas, lo que simbólicamente se conmemora con quemas de las obsoletas, las requisadas por la Justicia y otras que están fueran de circulación.

Foto: saferworld.org.

Foto: saferworld.org.

Mientras tanto en la realidad cotidiana, las armas de fuego crecen a un ritmo exorbitante y por cada una que se destruye, la industria fabrica diez nuevas. Se estima que para principios de siglo había un arma cada diez personas en el mundo: actualmente hay una cada ocho.

Según datos de ONU, el comercio mundial de armas pequeñas aumentó más del 28% en los últimos siete años años, donde los Estados Unidos están a la cabeza de la demanda de pistolas, revólveres, escopetas y munición de pequeño calibre, siendo el responsable del 48% de las importaciones.

Camino de los 1.000 millones de armas en manos civiles

Más de 1.300 empresas en 92 países de mundo fabrican armas pequeñas de uso civil, con Estados Unidos, Italia y Alemania encabezando la tabla de fabricantes, seguidos por Austria, Bélgica y Brasil, en ese orden. Dentro de esos seis primeros lugares habría que situar a China y a Rusia, pero la falta de datos de exportación oficiales, ni siquiera aduaneros, impide un reconocimiento acabado de la situación.

Con más de 800 millones de armas de fuego en circulación, el mundo se encamina a los 1.000 millones de armas en manos civiles antes del fin de la década en curso. La producción de municiones está acorde con la escalada armamentista de uso civil, con entre 14.000 y 15.000 millones de unidades de munición al año: más de dos balas por cada persona en el planeta.

El número de armas destruidas cada año apenas supera las 800.000, mientras que las extraviadas o denunciadas como robadas, superan el millón.

Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos, bregan desde hace años por una reglamentación mundial en materia de producción y comercio de armas pequeñas y ligeras, sin que los países asuman la responsabilidad de regular ese mercado.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión