Mujer de varios mundos

El diputado Guillermo Chifflet conoció a Yenia Dumnova cuando logró salir de su país en 1946 y pronto forjó amistad con ella y su marido. “En los años que van transcurriendo aquí en Uruguay y luego en Chile, ellos se hacen contrarios a la tiranía pero en toda latitud, acá y allá. Yo recuerdo que ella era muy joven y se agarraba fuerte del brazo de Mario cuando se atacaba a una autoridad. En la Unión Soviética, eso era inimaginable y le resultaba una sorpresa que se pudiera hacer con la libertad que lo hacemos acá”, recuerda Chifflet.

En su libro “De qué hablan los soviéticos”, Yenia aborda la época de Gorbachov, que tenía bastante distancia con la realidad uruguaya. “Nosotros conocíamos toda la etapa de Stalin, toda la falta de libertades, pero no teníamos información de algunos hechos. En determinado momento, Yenia y Mario le mandan decir a su hermana, Natasha si necesitaba respaldo, porque había fallecido la mamá de ambas –relata el legislador–. La hermana le contesta: “¿Es cierto que hace años que estás fuera del país, pero será posible que te hayas olvidado de lo elemental? Aquí no pagamos los hospitales y atendieron a mamá muy bien; resultaría macabro tener que pagar el entierro. ¿Cómo es posible que eso pase en esos países? Yenia, en dos mundos o en más de uno, comprendía las injusticias que había en un lugar y en otro. En esta latitud, nosotros teníamos la misma desinformación que ella tenía de su propio país en la época de Stalin. Nosotros esa parte de la Unión Soviética la conocíamos remotamente”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje