MEDIO AMBIENTE

Grecia tiene nueva presidenta y es una ambientalista de corazón

La jueza del tribunal superior de Grecia y defensora de los derechos humanos, Katerina Sakellaropoulou, fue elegida esta semana por el Parlamento como la primera mujer presidenta del país helénico.

La recién elegida Presidenta de la República Helénica, Catherine Sakellaropoulou. Foto: EUROKINISSI / RES / BE / OCEAN PANAGIOTOU
La recién elegida Presidenta de la República Helénica, Katerina Sakellaropoulou. Foto: EUROKINISSI / RES / BE / OCEAN PANAGIOTOU

Katerina Sakellaropoulou ha tenido una vida muy exitosa y ha roto muchas barreras de género en distintos momentos para llegar a su posición actual.

También fue la primera mujer en servir como presidenta del Consejo de Estado, que es el principal tribunal administrativo del país. Llegó a ese puesto después de una votación unánime a su favor.

Ha sido miembro de la Asociación de Funcionarios Judiciales del Consejo de Estado de Grecia. Durante su mandato en la asociación, se desempeñó como secretaria general, entre 1985 y 1986, así como vicepresidenta, entre 2006 y 2008, y presidenta entre 1993 y 1995, y luego nuevamente durante 2000 y 2001.

El apoyo recibido en la votación parlamentaria fue abrumador también: 261 de los 300 diputados le dieron su confianza.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, dijo que los resultados son “una ventana al futuro”. “Nuestro país entra, con más optimismo, en una nueva década” , dijo.

 

Independiente y ambientalista

Además de ser la primera mujer en ser elegida presidenta de Grecia, Sakellaropoulou es también uno de los únicos presidentes en la historia que no está afiliada a un partido político específico. Ha sido conocida durante la mayor parte de su carrera por sus posiciones progresistas en materia de derechos humanos y medio ambiente.

Además de su vida política, publica regularmente en revistas académicas y también ha contribuido al libro “Crisis financiera y protección del medio ambiente en la jurisprudencia del Consejo de Estado”.

El presidente de Grecia tiene funciones representativas y simbólicas, y no necesariamente tiene el peso político del primer ministro de turno. Sin embargo, se le considera un factor de integración cuyo consejo se solicita en momentos difíciles o de crisis.

El presidente saliente, Prokopis Pavlopoulos, cumplió con este deber cuando, en el apogeo de la crisis de la deuda, hizo campaña a favor de la permanencia de Grecia en la eurozona y para ello mantuvo constantes conversaciones con su homólogo francés de entonces, François Hollande.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje