INVASIÓN

“Ahora vamos a revisar tu himen”: La persistencia de los exámenes de virginidad

En los Estados Unidos todavía es perfectamente legal para los médicos realizar "controles de himen" como prueba de virginidad.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Michelle Northcote no recuerda la cara de su pediatra, pero sí recuerda el techo del consultorio donde atendía. Estaba cubierto con grandes azulejos probablemente hechos de espuma o corcho. Cada azulejo era grande y rectangular, de un color blanquecino salpicado de gris.

Desde los seis hasta los 13 años, Michelle (nombre ficticio) pasó mucho tiempo mirando esos azulejos, por lo menos una vez por año, durante los dos minutos más largos de la historia; se obligaba a concentrarse en esas piezas de mampostería justo después de que su médico repitiera la terrible frase:

“Y ahora, tengo que revisar tu himen”.

La mujer ahora tiene 37 años, pero los “controles de himen” como prueba de virginidad todavía están sucediendo en los Estados Unidos en pleno 2019.

No está claro exactamente qué tan comunes son, ya que normalmente se arreglan confidencialmente entre un padre y un médico. Por lo tanto, cuantificar su prevalencia es difícil, pero un pequeño estudio de 2017 encontró que, de 288 obstetras y ginecólogos estadounidenses censados, a 45 (16%) se les había pedido al menos una vez que realizaran pruebas de virginidad o “restauración” de virginidad. Trece de esos doctores accedieron a ello.

Northcote, oriunda de Nueva York, recuerda que el chequeo era “como una digitación incómoda” dentro de su vagina. Nunca supo realmente por qué sucedía eso; su médico nunca se lo contó.

 

Nunca supo que estaba mal

Jamás se dio cuenta de que no era algo normal hasta una discusión con amigos de la universidad años después. La expresión de sus caras lo decía todo cuando compartió su historia; inmediatamente supo que no debería haber sucedido.

Primero, pensó que su médico era un pervertido. Luego, después de que el famoso rapero TI reveló en medios de espectáculos que obliga a su hija a realizarse exámenes de hímen ella supo que la situación trascendía su experiencia personal.

“Me di cuenta de que lo más probable es que mi madre fuera quien solicitada esas pruebas”, dice la jóven citada por el diario The Guardian. No lo sabe con certeza porque la relación con su madre es distante y tensa. Pero como miembro de una familia católica ultraconservadora y ferviente, la virginidad es algo obligatorio para las mujeres.

La obsesión de su madre con su virginidad comenzó cuando tenía seis años y continuó hasta que era una adolescente. Una noche, arrastró a Northcote fuera de la cama en medio de la noche para preguntar si estaba teniendo relaciones sexuales. Estaba tan obsesionada con que su hija tuviera relaciones sexuales con hombres que ni siquiera se dio cuenta de que su hija era lesbiana.

El mito del himen

Las sociedades siguen relacionando el himen intacto con la castidad, a pesar de que han habido numerosos estudios que han comprobado que este puede romperse incluso sin necesidad de penetración.

Por ejemplo, en 1906 un ginecólogo registró que una trabajadora sexual todavía tenía el himen intacto después de años de ejercer. En 2004, otro estudio determinó que de 36 mujeres embarazadas, 34 de ellas todavía lo tenían impoluto.

El himen, es una membrana plegada ubicado en la abertura vaginal que varía dramáticamente de mujer a mujer. En algunas mujeres, el himen parece un anillo, en otras tiene forma de media luna. Algunas mujeres tienen varios agujeros, muescas o hendiduras en este y otras no tienen himen en absoluto ya sea porque se deshizo durante la adolescencia o simplemente porque no lo tuvieron nunca.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje