DERECHO NEGADO

El número de mujeres de Irlanda del Norte que viaja para abortar aumentó un 22% en un año

Las mujeres de Irlanda del Norte viajan a Inglaterra y Gales para poder interrumpir sus embarazos no deseados. En su país el aborto está prohibido para casi todas las causales, incluso las de violación e incesto.

El número de mujeres de Irlanda del Norte que viajan para abortar aumentó un 22% en un año
El número de mujeres de Irlanda del Norte que viajan para abortar aumentó un 22% en un año

El número de mujeres que viajan desde Irlanda del Norte a Inglaterra y Gales para un aborto aumentó un 22% en un año, según las últimas estadísticas.

Eso se debe a que la normativa que legalizó la interrupción del embarazo en Reino Unido en 1967 durante las primeras 24 semanas no se aplica en este territorio.

En Irlanda del Norte está vigente Ley de Ofensas Contra las Personas del año 1861 , un texto que establece que toda mujer que actúe con el fin de interrumpir su propio embarazo o cualquier persona que lo haga por ella “se mantendrá en la servidumbre penal de por vida”.

El aborto solo está permitido cuando la vida de la mujer está en peligro o si existe un riesgo permanente o grave para su salud física o mental, pero está prohibido para casos de violación, incesto o ante la certeza médica de que el feto morirá antes, durante o después del parto.

Naciones Unidas considera esta legislación una “grave y sistemática violación de los derechos de las mujeres”, mientras que el 75% de los británicos cree que la ley debería modificarse al igual que sucedió en Irlanda el año pasado cuando a través de un referéndum la ciudadanía legalizó el aborto.

Amnistía Internacional por su parte lidera el movimiento #NowForNI para reclamar que el momento del cambio ha llegado.

“Una pequeña parte de la imagen”

El Servicio Británico de Asesoramiento sobre el Embarazo (BPAS, por sus siglas en inglés), que hace campaña por un mejor acceso al aborto, dijo que las estadísticas sobre las mujeres que viajan desde Iralnda del Norte solo representan una “pequeña parte de la imagen”, ya que algunas mujeres en Irlanda del Norte no podrán viajar para un aborto debido a circunstancias circunstanciales o razones de salud.

“Estas estadísticas solo nos dan una pequeña parte de la imagen, no nos cuentan las historias de las mujeres que tienen que levantarse en medio de la noche, la pesadilla logística de los viajes y los arreglos para el cuidado de sus actuales niños, que necesitan encontrar excusas para el trabajo y la familia “, dijo la directora de asuntos externos, Clare Murphy.

“No cuentan las historias de mujeres que se sientan en aviones con sangrado y náuseas. Estas cifras tampoco nos pueden decir sobre las mujeres que simplemente no pueden viajar, y que se arriesgan a ser procesadas y sancionadas ordenando píldoras en línea o que se ven obligadas a continuar con un embarazo que no desean”, agregó.

Murphy señaló que en las últimas semanas se han escuchado muchas condenas a las recientes leyes contra el aborto aprobadas en los Estados Unidos, pero consideró que el Reino Unido “debe abordar la situación que existe dentro de nuestras propias fronteras”.

“El aborto es una parte clave de la salud reproductiva de las mujeres, esencial para que las mujeres puedan tomar sus propias decisiones sobre sus propios cuerpos, vidas y familias, y debe estar regulada de la misma manera que todos los demás procedimientos de atención de la salud de la mujer”, concluyó.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje