VENEZUELA

Declaración sobre la situación en Venezuela de la Articulación Feminista Marcosur

La articulación de feministas de la región emitió una declaración en la que rechazan "el intento de intervención extranjera y de golpe de Estado" y afirman que "las actuaciones antidemocráticas de Nicolás Maduro (...) no pueden ni deben combatirse con el bloqueo financiero y la asfixia económica de todo un país".

Declaración sobre la situación en Venezuela de la Articulación Feminista Marcosur. Foto ilustrativa Venezuela.
Declaración sobre la situación en Venezuela de la Articulación Feminista Marcosur. Foto ilustrativa Venezuela.

La Articulación Feminista Marcosur – AFM es una corriente de pensamiento y acción política que tiene como eje central de su estrategia, el desarrollo de un campo político feminista a nivel regional y global. Está compuesta por organizaciones sociales y feministas de diversos países de la región entre ellas Cotidiano Mujer de Uruguay.

Este lunes la AFM lanzó una declaración sobre la situación en Venezuela.

En el texto manifiestan una “enorme preocupación” ante la situación en el país caribeño, al tiempo que rechazan “el intento de intervención extranjera y de golpe de Estado, que atenta contra la coexistencia democrática tanto en Venezuela como en toda la región” y reafirman “la defensa de la soberanía de los países como un principio inviolable”.

“Las actuaciones antidemocráticas de Nicolás Maduro, que han sumido al país en una dinámica de crisis política y social permanente, no pueden ni deben combatirse con el bloqueo financiero y la asfixia económica de todo un país, pues eso solo facilitaría un desenlace intervencionista a favor de otro gobierno ilegitimo”, agrega la declaración.

La articulación feminista demanda una “solución pacífica, dialogada, plural, democrática, entre las diferentes fuerzas políticas y sociales de Venezuela, que tal como lo proponen los gobiernos de México y Uruguay”, “que lleve a una transición concertada, sin intervencionismo, sin violencia ante las divergencias que polarizan al país, sin represión ante las voces disidentes ni uso de la fuerza ante la población movilizada, poniendo en primer lugar el respeto a los derechos humanos”.

“Nuestra solidaridad con toda la población venezolana que sufre las consecuencias de la prolongada crisis, con las personas desplazadas y migrantes forzosas, con quienes son víctimas de la violencia y la injusticia, con nuestras compañeras feministas que, a pesar de todo, siguen luchando por un mundo democrático, con igualdad de género y con todos los derechos para todas las personas”, concluye el documento.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje