Las “cholitas escaladoras” llegaron a la cumbre más alta de América

Ahora las cinco mujeres bolivianas que alcanzaron la cima del Aconcagua se proponen escalar el Everest, el pico más alto del mundo.

Las "cholitas escaladoras" llegaron a la cumbre más alta de América
Las “cholitas escaladoras” llegaron a la cumbre más alta de América

Un grupo de mujeres bolivianas hicieron historia al llegar a fines de enero a la cima de la montaña más grande de nuestro hemisferio: el Aconcagua en Mendoza, Argentina.

Las cholitas, ataviadas con su vestimenta tradicional llegaron a la cima el miércoles 24 de enero. La cumbre de este coloso es de 6 mil 962 metros sobre el nivel medio del mar.

Lidia Huayllas Estrada, Dora Magueño Machaca, Analía Gonzáles Magueño, Cecilia Llusco Alaña y Elena Quispe Tincutas, son las cinco trabajadoras de las montañas de Bolivia que alcanzaron la cima y ahora evalúan la posibilidad de ascender a la cúspide del monte Everest, el más alto del mundo.

Analía Gonzales dijo a la prensa internacional que escalar el monte Everest es “otro sueño” y que es una montaña “mucho más dura y más técnica” que el elevado pico del Aconcagua en Argentina.

“Posiblemente nosotras vayamos antes a otras montañas previas a ir al Everest“, dijo ya que recordó que para eso se necesita “entrenar mucho más”.

El monte Everest es el pico más alto del planeta con 8.848 metros sobre el nivel del mar, situado en la cordillera asiática del Himalaya entre los límites de China y Nepal.

La escalada de las cholitas en el Aconcagua fue celebrado en Bolvia. Evo Morales, mandatario boliviano saludó a las mujeres a través de su cuenta de Twitter. “Muy contento por la hazaña alcanzada por nuestras cinco hermanas, conocidas como las “cholitas escaladoras”, que lograron llegar a la cima del Aconcagua, el pico más alto del continente. Son un orgullo para #Bolivia. ¡Muchas felicidades!”, escribió.

“Cuando vayan al Everst tengan por seguro que está un país detrás de ustedes”, dijo por su parte el viceministro de Descolonización de Bolivia, Félix Cárdenas.

Las cholitas montañistas son conocidas así por no desprenderse en sus incursiones de su atuendo típico, que consta de un sombrero tipo hongo, una manta, polleras o faldas largas y el aguayo, que es una tela multicolor que sirve para envolver objetos y cargarlos en la espada, los cuales en su viaje a la montaña reemplazaron a las mochilas típicas de los escaladores.

Gonzales contó que hasta hace pocos años en Bolivia se discriminaba a las mujeres que vestían de cholitas. “Si venías a la ciudad te insultaban, eras una mujer sin educación”.

“Varias de nosotras a diario utilizamos pollera, así que dijimos que para subir hay que usar igual la pollera, porque además es símbolo de poder, de lucha. Es también un doble desafío. Subir con pollera no era fácil, es el doble de peligroso por el viento y la falda que flamea y se te puede enganchar en el crampón”, dijo sobre la decisión de subir con polleras.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje