GRAN MUJER

La monja que lucha por frenar el abuso sexual en la iglesia católica de India

Que una monja se ponga en contra de la iglesia católica a la que pertenece podría sonar como una sentencia de muerte, pero a Lucy Kalapura poco le importa cuando se trata de combatir los abusos sexuales.

Sor Lucy Kalapura. Foto: Facebook
Sor Lucy Kalapura. Foto: Facebook

Cuando el obispo Franco Mulakkal regresó a la diócesis de Jalandhar, en octubre de 2018, después de pasar 21 días en prisión, sus feligreses le dieron la bienvenida con hermosas guirnaldas y lluvias de pétalos de rosa. Poco o nada les importó a los creyentes de la ciudad que Mulakkal había cometido abuso sexual contra una monja, a la cual atacó al menos 13 veces.

Cuando las imágenes y videos del obispo siendo recibido como un héroe llenaron su televisor y sus redes sociales,, algo se rompió en la hermana Lucy Kalapura. Se dio cuenta de que era tiempo de actuar.

Los 52 años, que han sido monjas durante más de tres décadas, a menudo habían escuchado historias de hombres poderosos que abusaban sexualmente de mujeres y, a veces, de niños y niñas. Pero el caso de Mulakkal la sacudió fuertemente porque se trata de una persona de gran poder en la Iglesia Católica de la India.

“No podía creer lo implacable que era. Escuché que el hombre la violó 13 veces”, dijo Kalapura al portal HuffPost India. Se refería por supuesto al caso de la monja que acusó al sacerdote en junio de 2018 de abusar sexualmente de ella entre 2014 y 2016.

Cuando se conoció la noticia del asalto, algunas monjas de la congregación de las Misioneras de Jesús, en la localidad de Kuruvilangad, Kottayam, comenzaron a protestar, exigiendo que se tomaran medidas contra Mulakkal.

Franco Mulakkal violó de una monja trece veces, pero pasó menos de un mes en prisión.  Foto: REUTERS/Sivaram V
Franco Mulakkal violó de una monja trece veces, pero pasó menos de un mes en prisión.
Foto: REUTERS/Sivaram V

Contra la fuerza y el mal uso de la fe

La primera en aparecer frente a la Corte Superior de Kerala fue sor Lucy Kalapura, y sin esperar que se le unieran más monjas empezó a protestar exigiendo justicia en nombre de su hermana de la congregación.

El 8 de septiembre, ella conformó un grupo de cinco monjas que comenzaron a protestar frente a la corte. Pronto ganaron la atención nacional, aumentando la presión sobre el gobierno de Kerala para actuar y consiguieron que se realizara el proceso judicial contra el prelado abusador.

Y como era de esperarse, no tardaron en llegar las amenazas de sus superioras del convento. Durante cuatro meses empezó a recibir avisos y advertencias de que “no seguía los principios de la vida religiosa”, que suelen basarse en la absoluta sumisión a la iglesia y sus líderes hombres, así como el no cuestionar nada que venga de las cúpulas eclesiásticas. El pasado 9 de enero, la cosa escaló: la amenazaron con expulsarla del convento por “violar las reglas” de la congregación.

Lo único que pedía era justicia por su hermana abusada sexualmente y lo que consiguió fue una reprimenda, aunque no había hecho nada, pero el sacerdote que había cometido los abusos era recibido con flores y vítores. 

Los abusos no son cosa nueva

Una investigación de AP  publicada a principios de este año describió décadas de monjas indias sufriendo abusos sexuales dentro de la iglesia. Casi dos docenas de personas con las que habló AP dijeron que tenían conocimiento directo de tales incidentes, contra los cuales no se hizo nada, ni desde las autoridades locales, ni desde las nacionales ni, mucho menos, desde el Vaticano.

Un sacerdote de Kerala compartió con HuffPost India  una carta que recibió de las autoridades de su congregación después de asistir a una protesta organizada por las monjas en el estado. La carta “advierte” al prelado de una acción disciplinaria si participa nuevamente en manifestaciones públicas de ese tipo.

“Estoy indefenso, y como yo, muchos también están indefensos”, dijo, solicitando que se mantuviera en secreto su nombre.

A pesar de haber recibido múltiples advertencias de este tipo, lahermana Kalapura ha seguido adelante, que ya logró al menos que un sacerdote fuera enjuiciado. Más están por venir, espera ella, con la fue puesta además en que dejen de ocurrir los abusos algún día.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje