TOLERANCIA CERO

A pesar de la lucha de mujeres, la mutilación genital femenina persiste en el Kurdistán iraquí

La mutilación genital femenina es una práctica mediante la cual se extirpan total o parcialmente los genitales externos femeninos y que está prohibida desde 2011 en la región kurda.

A pesar de la lucha de mujeres, la mutilación genital femenina persiste en el Kurdistán iraquí.
A pesar de la lucha de mujeres, la mutilación genital femenina persiste en el Kurdistán iraquí.

La Mutilación Genital Femenina (MGF), una práctica mediante la cual se extirpan total o parcialmente los genitales externos femeninos, está prohibida desde 2011 en el Kurdistán iraquí, sin embargo se sigue practicando en la ilegalidad.

Las víctimas suelen tener cuatro o cinco años y quedan afectadas durante años, con sangrados, una sensibilidad sexual extremadamente reducida, desgarros durante los partos y depresión. Algunas mueren debido a la pérdida de sangre o a infecciones.

En 2011 la autoridades kurdas prohibieron su práctica a través de una ley sobre violencia doméstica, la cual da los responsables hasta tres años de prisión y una multa de unos 80.000 dólares. Desde entonces los casos se redujeron, pero no desaparecieron.

La ONU y la OMS piden tolerancia cero con mutilación genital femenina

"Sin una actuación rápida y concertada, otros 68 millones de niñas podrían estar sujetas a…

Kurdistan Rasul, una kurda iraquí de 35 años lleva a cabo cruzada con la ONG WADI la MGF.

Rasul fue víctima de pequeña de MGF y ahora contribuye a erradicarla en Sharboty Saghira, al este de la capital regional, Erbil.

Ya visitó la localidad en 25 ocasiones, desafiando la teoría del imán de que el Islam ordena la MGF y advirtiendo a las comadronas sobre los riesgos de infección y trauma emocional.

Rasul dijo a la AFP: “estamos cambiando las convicciones de la gente. Por eso es tan difícil”.
Según una encuesta del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) de 2014, un 58,5% de las mujeres del Kurdistán habían sido mutiladas.

En la actualidad, la tasa es de 37,5% para las mujeres de entre 15 y 49 años, mientras que en el resto de Irak es inferior a 1%.

WADI busca dialogar con las mujeres para que entiendan lo que implica la MGF. En muchos casos algunas madres que estaban dispuestas a mutilar a sus hijas e incluso yo lo habían hecho con alguna de ellas decidieron no hacerlo tras las charlas con la ONG.

“En aquel momento lo acepté, pero ahora no lo haría. Sí, lo lamento. ¿Pero qué puedo hacer ahora?”, dijo una mujer que mutiló a su hija mayor a los tres años pero se negó hacerlo con las dos que tuvo después.

Rasul dijo que es difícil combatir un tipo de violencia basada en el género que practican las propias mujeres.

Tasas de mutilación genital femenina caen en África pero suben en Asia

La práctica de cortar los genitales de las niñas ha sufrido una caída dramática en los últimos…

“Los hombres y las mujeres jóvenes están de acuerdo en que se debería poner fin a la MGF. Pero cuando nos vamos de un pueblo, las mujeres mayores les dicen: ‘Tengan cuidado, esa ONG quiere crear problemas'”, explicó.

A esas mujeres les dijo que esto es una violencia que llevan a cabo con sus propias manos, de mujeres contra mujeres.

Parwin Hassan, quien lidera la unidad contra la MGF del gobierno regional kurdo resaltó que la cercanía de quienes practican la ablación dificulta que las víctimas acudan a la justicia.
“La ley de 2011 no se está usando porque las niñas no van a denunciar a sus padres o madres”, dijo.

Según Hassan, las autoridades kurdas desvelarán una estrategia este año para fortalecer la ley de 2011 y llevar a cabo más campañas de concienciación.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje