RECUPERAR EL LEGADO

AWA, el movimiento femenino que rescata obras de pintoras olvidadas

Advancing Women Artists restaura en Florencia, Italia, cuadros pintados hace siglos por mujeres

AWA, el movimiento femenino que rescata obras de pintoras olvidadas
AWA, el movimiento femenino que rescata obras de pintoras olvidadas

Advancing Women Artists (AWA), es una organización que desde 2006 se dedica a rastrear los depósitos de las galerías de arte florentinas en busca de pinturas firmadas por mujeres.

El objetivo es que vuelvan a ser mostradas ante el público porque sus autoras, ampliamente reconocidas en su tiempo, llevan siglos olvidadas por la historia.

La restauradora Rosella Lari, trabaja actualmente en “La crucifixión”, extracto de un trítptico pintado en el siglo XVI por Plautilla Nelli, una monja dominica que se considera la primera pintora en la historia de la ciudad.

“En sus cuadros hay un cuidado por determinados detalles que jamás he visto en otros hechos por hombres. Y he visto muchos en toda mi vida”, contó la experta italiana al diario El País de Madrid.

Otro cuadro de la misma artista, una versión propia de “La última cena” también será restaurado por Lari, y volverá al Museo de Santa María Novella, de donde fue rescatado, pero esta vez formará parte de una exposición y no estará en el deposito.

AWA se toma el trabajo de buscar, investigar, restaurar y exhibir las obras encontradas para redimir los siglos que llevan olvidadas.

Según reporta la publicación del diario madrileño cuando comenzaron con el trabajo solo había registro de tres obras de Nelli y hoy van más de veinte.

Restoring-Batheba-s-face-in-a-painting-by-Artemisia-Gentileschi

“Enriquecer el legado cultural femenino”

“Al principio, nos preguntaban: ‘¿Por qué quieren hacer algo así?'”, contó Linda Falcone, directora de la fundación que creó la filántropa estadounidense Jane Fortune, y explicó “se trata de enriquecer el legado cultural femenino, que existe, aunque permanezca en la sombra”.

Desde AWA pretenden además reivindicar lo que ellas llaman “milagros”, debido a que en los tiempos de Nelli, por ejemplo, estaba prohibido que las mujeres recibieran formación profesional para adquirir técnicas pictóricas y tampoco podían vender sus trabajos. Más de alguna tuvo que vestir como hombre para ingresar a aprender a los talleres de arte, aseguraron.

“Cada uno de estos cuadros es tan valioso como la historia que esconde detrás. Restaurarlos es solo la herramienta para contar esas historias”, dijo Falcone.

Hasta la fecha, han devuelto a la vida 52 obras de arte y cada 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, organizan una exposición mostrando sus resultados, en alguna sala de Florencia.

“A medida que el público tome conciencia de que hay una parte de la historia del arte que permanece oculta y que merece ser celebrada, esperará que los museos den voz a esa realidad. Y así es como el arte femenino obtendrá una habitación propia en los espacios artísticos de todo el mundo”, dijo Fortune, citando el ensayo feminista de Virginia Woolf “Una habitación propia”.

En la actualidad se financian a través de aportes voluntarios en crowdfunding, sin ayuda por parte de las autoridades italianas.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje