ANTICUADO

Un festival que premia la “reputación virtuosa” de las jóvenes generó polémica en Francia

Según publicó el diario "Le Parisien" los criterios de selección utilizados para designar a la joven Rosière son: conducta irreprochable, virtud, piedad, modestia, pero también ... virginidad.

La última Rosière de la ciudad, Véronique Thuillier, fue coronada en 1987.
La última Rosière de la ciudad, Véronique Thuillier, fue coronada en 1987.

Una fiesta que en el pequeño pueblo francés de Salency corona con rosas a una joven elegida por su “virtud” levanta polémica en el país tras anunciar su regreso para el año que viene. La fiesta llevaba 30 años sin celebrarse e incluye a la virginidad como uno de los criterios de selección.

El artículo del diario “Le Parisien” que citó “la virtud, la piedad y la modestia, pero también la virginidad” como cualidades exigidas desencadenó una oleada de detractores y una petición en change.org titulada “Deja a las chicas en paz” , con más de 30.000 firmas en contra de la organización de esta fiesta.

La ceremonia de “La Rosière” nació en el siglo V, cuando San Medardo coronó a una joven ejemplar como santa de su mismo nombre, Santa Médrine.

Desde entonces y hasta 1987, una chica de entre 16 y 20 años era elegida cada año como “Rosière” por su “conducta irreprochable” y el domingo siguiente a la Ascensión era coronada con flores, escoltada por una veintena de chicos y chicas.

Por su parte el presidente de la Cofradía San Medardo, Bertrand Tribout, actual impulsor de esta fiesta dijo a la agencia EFE que “la polémica viene de la poca honestidad de la prensa local. Dije virtud como criterio y transformaron mi mensaje”.

Contrario a lo que dicen algunos artículos de la prensa francesa que lo citan afirmando que la reputaicón de la elegida pesa a la hora de decantarse por ella, Tribout aseguró que la virginidad “no interesa”.

“Cuando hablamos de virtud, hablamos de la disposición de hacer el bien. La virtud de la inteligencia, de ser buena estudiante, de ayudar al otro, de su implicación con el pueblo, de preocuparse por sus allegados y de prestar servicios a su entorno. Siempre hablo de estima, estima pública”, señaló Tribout.

Petición

Para Laélia Véron, que fue quien impulsó la petición en change.org, consideró que la Cofradía está cambiando el relato “debido a la polémica”, y calificó igualmente de “sexistas” el resto de criterios, “más allá de la virginidad”.

“Estar entregada a su familia, ser siempre servicial y de buen humor se menciona en artículos que cito en la petición de firmas. Eso es sexista, sabemos perfectamente que son palabras bonitas para decir ‘ser sumisa’. No tenemos que celebrar eso en 2018 en Francia, sea para chicos o para chicas”, dijo Véron en diálogo con EFE.

Ante las críticas el alcalde de Salency, Hervé Delplanque, se manifestó a favor de la cancelación del evento ya que ha recibido muchos correos electrónicos con protestas e insultos, lo que no solo lo perjudica a él, sino también a su comuna, dijo.

Según expresó no se había dado cuenta del aspecto sexista de la fiesta y dijo que fue retado por los reproches hechos en el tratamiento del dinero público.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje