BRASIL

La violencia de género conmociona a Brasil tras un femicidio registrado en un video

El brutal femicidio de una mujer de 29 años a manos de su marido conmueve a todo Brasil tras la difusión de las imágenes en las que se ve cómo él la golpea antes de arrojarla por el balcón.

La violencia de género conmociona a Brasil tras un femicidio registrado en un video
La violencia de género conmociona a Brasil tras un femicidio registrado en un video

La violencia de género impacta a Brasil en los últimos días tras la difusión de las escenas captadas por cámaras de seguridad que muestras cómo un hombre golpea y patea a su esposa en el estacionamiento del edificio en el que viven.

En las imágenes se ve que ella trata de escapar, pero él la obliga a entrar al ascensor y suben a su apartamento en el quinto piso desde donde veinte minutos más tarde la mujer es arrojada al vacío.

El agresor baja por el ascensor, recoge en la acera el cuerpo sin vida de la joven e intenta darse a la fuga antes de ser detenido.

Las imágenes fueron transmitidas por primera vez el domingo pasado en Fantástico, un popular programa de televisión, y han generado conmoción por mostrar golpe a golpe cómo es la violencia doméstica.

La grabación dio lugar al inicio de un debate nacional sobre el abuso doméstico en Brasil, donde casi un tercio de las mujeres afirman haber sufrido ataques violentos y empieza a cuestionar cómo debe ser el accionar de los testigos. Según una encuesta nacional de 2017, más de la mitad de los atacantes eran sus parejas actuales o anteriores.

“El video refleja justamente los niveles de violencia que hemos estado documentando”, dijo Maria Laura Canineu, directora para Brasil de Human Rights Watch, según cita The New York Times.
“Lo que Brasil debe aprender es que la mayoría de estos casos pueden prevenirse. Es muy inusual que un asesinato sea la primera ocasión en que haya violencia”, agregó.

El hombre, identificado como Luís Felipe Manvailer, también aparece en las imágenes tratando de limpiar las manchas de sangre en las paredes del elevador antes de alejarse en auto mientras llegaba la policía. Poco después fue detenido por la policía y se lo investiga por el asesinato de la que fue su esposa por cinco años, Tatiane Spitzner. Manvailer niega los cargos y le dijo a la policía que su esposa se tiró del balcón.

En las imágenes no se ve cómo continuó la pelea tras ingresar al apartamento, pero los vecinos han dicho que escucharon gritos de auxilio.

Una amiga de Spitzner dijo a Fantaático que con frecuencia ella tenía moretones en los brazos y que le envió un mensaje por WhatsApp en el que le dijo que su esposo la “odiaba a muerte”.
Su hermana, Luana Spitzner, creó una cuenta Instagran titulada Todos Por Tatiane, en la que advierte que “La violencia deja huellas. No verlas produce feminicidios”.

NÃO SE CALEM! DENUNCIEM!

Una publicación compartida de Todos por Tatiane Spitzner (@todosportatiane) el

En Twitter la gente se manifestó instando a intervenir ante casos de violencia de género: “mete tu cuchara”, escribieron en referencia al dicho popular brasileño que reza: “En pleitos entre marido y mujer, la cuchara no hay que meter”.

También hubo referencias a la ley sobre violencia doméstica que impone largas sentencias a los culpables y que recibió el nombre de Maria da Penha, una sobreviviente de la violencia.

Ley Maria da Penha

“En Brasil tenemos una ley excelente”, dijo Canineu, de Human Rights Watch, pero “el problema es que no se aplica”.

Una de las mayores dificultades para aplicarla es que solo un cuarto de las mujeres que son víctimas de violencia la denuncian ante la policía.

“Hay muchos motivos: el estigma, la dependencia económica o la preocupación por los hijos”, dijo Canineu a The New York Times, “pero, a menudo, se trata más bien de la convicción de que el Estado no hará nada”, agregó.

Brasil tiene la séptima tasa más alta de feminicidios en el mundo, con 4,4 asesinatos por cada 100.000 mujeres, según una encuesta brasileña de 2012 llamada Mapa de la Violencia. Solo en 2017 fueron asesinadas 4.539 mujeres.

El número de mujeres asesinadas el año pasado aumentó un 6,1 % respecto a 2016 y de los 4.539 casos registrados, un total de 1.133 se encuadran dentro del delito de feminicidio, que contempla los crímenes motivados por la “discriminación contra la condición de mujer”.

Sein embargo se estima que las cifras son aún mayores debido a que los casos no siempre son debidamente contabilizados en todas las regiones de Brasil, según los datos divulgados por la organización no gubernamental Fórum Brasileño de Seguridad Pública.

En 2015, cuando comenzó a regir la ley Maria da Penha fueron registrados 492 casos, pero en ese momento tan sólo 16 de los 27 estados del país contabilizaban los feminicidios.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje