PIONERA

Ada Lovelace, la primera programadora de computadoras de la historia

Un siglo antes del comienzo de la era de la informática, Ada Lovelace imaginó la computadora moderna. Gracias a ella y a sus códigos computacionales primarios hoy en día tenemos la tecnología que está presente en nuestras vidas.

Pintura de Ada Lovelace por Alfred Edward Chalon. Foto: Wikimedia Commons
Pintura de Ada Lovelace por Alfred Edward Chalon. Foto: Wikimedia Commons

Un siglo antes del comienzo de la era de la informática, Ada Lovelace imaginó la computadora moderna de uso general. El aparato futurista podía programarse para que siguiera instrucciones, según escribió ella en sus crónicas en 1843. No era solo para calcular sino también para crear, funcionaba parecido al telar de Jacquard, que puede tejer flores y hojas.

Los escritos sobre informática temprana de Lovelace, que murió a la joven edad de 36 años en 1852, el reconocimiento de ser la primera programadora de computadoras de la historia.

El programa que ella escribió para la Máquina Analítica (Analytical Engine) estaba pensado para calcular el séptimo número de Bernoulli, unas funciones matemáticas ampliamente usadas en el campo. Pero su influencia más profunda fue más bien el ver el potencial de la informática en el futuro. Las máquinas podrían ir más allá del cálculo de números, creyó Lovelace, para comprender símbolos y usarse para crear música o arte.

Pionera de la Inteligencia Artificial

La idea de Ada Lovelace se convirtió en el concepto central de la era digital, según escribió Walter Isaacson en su libro The Innovators. “Cualquier contenido o información, ya sea música, texto, imágenes, números, símbolos, sonidos, videos podría expresarse en forma digital y ser manipulado por máquinas”, aseguraba esta pionera informática.

También exploró las distintas posibilidades y aplicaciones que una computadora podría tener; escribió en sus textos sobre la responsabilidad de escoger a la persona que programa la máquina, y más adelante llegó a adentrarse en el análisis de que las computadoras podrían algún día pensar y crear por sí mismas, lo que ahora llamamos inteligencia artificial.

Lovelace, una mujer de la alta sociedad británica hija del conocido poeta romántico Lord Byron, tenía un don para combinar el arte y la ciencia, dice Betty Alexandra Toole en una biografía sobre esta prolífica mujer. Pensó en las matemáticas y la lógica como creativas e imaginativas, y lo llamó “ciencia poética”.

“Las matemáticas son el único lenguaje por el cual podemos expresar adecuadamente los grandes hechos del mundo natural”, escribió Lovelace en sus poemarios.

Lovelace vivió en un momento en que las mujeres no eran consideradas pensadores científicos prominentes, y sus habilidades a menudo se describían como masculinas, por lo que realmente fue muy importante.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje