ICONO

Falleció Naomi Parker Fraley, la mujer que inspiró el cartel de Rosie la Remachadora

El cartel del artista J. Howard Miller presentaba a una mujer vestida con un mono azul y un pañuelo rojo de lunares blancos en la cabeza que se remangaba sacando músculo. Una imagen que se convirtió luego en un icono feminista.

Falleció Naomi Parker Fraley, la mujer que inspiró el cartel de Rosie la Remachadora.
Falleció Naomi Parker Fraley, la mujer que inspiró el cartel de Rosie la Remachadora.

Naomi Parker Fraley, la mujer que inspiró el cartel We Can Do It (Podemos hacerlo) durante la Segunda Guerra Mundial murió el pasado 20 de enero a los 96 años de edad en la ciudad de Longview, en el estado de Washington (Estados Unidos), según informó The New York Times.

El cartel del artista J. Howard Miller presentaba a una mujer vestida con un mono azul con un pañuelo rojo de lunares blancos en la cabeza remangada sacando músculo sobre un fondo amarillo que se convirtió luego en un icono feminista.

En el momento de su creación, en 1943, se usó para incentivar las mujeres que trabajar en fábricas y astilleros durante la Segunda Guerra Mundial, así como para levantar la moral de los trabajadores, pero poco después pasó al olvido. En la década de los 80 la imagen fue redescubierta y rebautizada como Rosie la Remachadora (Rosie The Riveter) y pasó a ser un icono feminista. Su imagen se ha replicado por el mundo entero en camisetas, tazas, carteras, tatuajes y fue recreado por artistas famosas como Beyonce, entre otras.

“No quería la fama ni la fortuna. Pero sí quería mi propia identidad”. aseguró Fraley a la revista People en el 2016 luego de que otras mujeres fueran identificadas como la modelo que inspiró el famoso cartel.

Fue el profesor James J. Kimble quién comenzó a buscar a la verdadera Rosie la Remachadora en el 2010, una búsqueda que lo llevó a Fraley, desmontado la creencia que circuló durante años de que fue Geraldine Hoff Doyle la mujer que inspiró a Rosie la Remachadora.

La investigación de Kimble, a través de libros, periódicos viejos y archivos fotográficos, lo llevó a una copia de la foto de Fraley de la estación naval en la que trabajó en esa época. En el pie de foto figuraba: “La bonita Naomi Parker parece que podría atrapar su nariz en el torno de la torreta que está operando”.

Naomi Parker nació en Tulsa, Oklahoma en agosto de 1921. Era la tercera de ocho hijos de Joseph Parker, ingeniero de minas, y Esther Leis, una ama de casa. La familia se trasladó de pueblo en pueblo, siguiendo trabajos mineros, antes de instalarse en Alameda. En 1942, después del ataque japonés a Pearl Harbor, Naomi, de 20 años, fue a trabajar a la Estación Aérea Naval de Alameda junto con su hermana Ada, de 18 años.

Fue en el taller donde fue capturada por un fotógrafo de la agencia Acme, inclinada sobre el torno. Cuando la imagen apareció poco después junto con un artículo en el Oakland Post-Enquirer, Parker Fraley recortó cuidadosamente el artículo y lo guardó durante 70 años, mientras que el mundo identificó erróneamente a otra mujer en su lugar.

En 2011, en una exposición de trabajadoras en tiempos de guerra, Parker Fraley vio por primera vez el cartel. La mujer en la fotografía llevaba el nombre de una tal Geraldine Doyle. “Creía que se parecía a mí”, dijo más tarde en una entrevista con la revista People.

Kimble contó que Parker Fraley se emocionó cuando él la contactó y que fuera a contar su historia. “En ese momento habían pasado tres o cuatro años desde que se dio cuenta de que su foto estaba bajo el nombre de otra persona. No importaba cuánto lo intentara, nadie la escucharía”, explicó el investigadores.

“Las mujeres de este país en estos días necesitan algunos íconos”, le dijo la mujer que inspiró al famoso póster a la revista People en 2016 y agregó “si creen que soy uno, estoy feliz”.

La otra historia del cartel

A pesar de que Rosie la remachadora se ha convertido en un icono feminista y de la mujer obrera, hay quienes recuerdan que la verdadera historia de ese cartel no es tan feminista como parece ya que en ese entonces, al igual que ahora, las mujeres ganaban mucho menos que los hombres y fueron lanzadas a trabajar “por la patria” y no por ellas mismas, mientras que cuando finalizó la guerra fueron enviadas de vuelta a casa.

El objetivo del gobierno estadounidense con su campaña no era empoderar a la mujer, sino reducir los costes de la industria armamentística y no parar de surtir a su ejército con material bélico.
we_can_do_it

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje