En la madrugada de ayer chocó su automóvil contra una columna del alumbrado público en Instrucciones y Batlle y Ordóñez

El fútbol de luto: Alvaro Becerra, jugador de Central Español, perdió la vida en un accidente de tránsito

El hecho se produjo próximo a las cinco de la madrugada, cuando Becerra viajaba solo en su automóvil, un Ford Escort de color gris, matrícula de Salto HS 662, por las proximidades del barrio Lavalleja rumbo a su domicilio.

Horas antes, Becerra había participado de una cena del plantel de Central Español realizada en la sede de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, ubicada en Rivera 2392 casi Bulevar Artigas. Luego de retirarse de la sede junto con dos compañeros de equipo, Diego Fernández y Juan Aguirre, y dejarlos en sus respectivos domicilios, se dirigió rumbo a su casa ubicada en la calle Gustavo Adolfo Bécquer, en la zona de Peñarol.

Al llegar al cruce de Avenida de las Instrucciones y Bulevar José Batlle y Ordóñez, por razones que aún se desconocen, perdió el dominio del rodado y colisionó violentamente contra una columna del alumbrado público. Inmediatamente los vecinos de la zona al sentir el fuerte estruendo del choque salieron de sus casas y vieron al automóvil incrustado en la columna.

De inmediato dieron el alerta al 911, y en minutos funcionarios de la Seccional 8ª de la Avenida Millán se hicieron presentes en el lugar del siniestro, así como también un móvil de emergencia médica que luego de asistir al mal herido, al que se le diagnóstico en primera instancia politraumatismos varios, lo trasladó de urgencia al Hospital Maciel.

Minutos más tarde, ante las heridas de gravedad que presentaba, los galenos nada pudieron hacer para salvarle la vida. Todavía no están claras las causas del accidente.

Los restos de Becerra fueron velados en la tarde ayer en la sala 107 de la empresa Rogelio Martinelli, ubicada en Canelones y Javier Barrios Amorín, donde sus compañeros de Central Español e integrantes de los demás equipos de fútbol del medio local se vieron conmocionados por la trágica muerte del futbolista palermitano. El sepelio se llevará a cabo en la presente jornada a la hora 11.15 en el Parque del Recuerdo.

Por otra parte, en los partidos que se llevarán a cabo entre el sábado y domingo pertenecientes a la 5ª fecha del Tornero Clausura del Campeonato de la Segunda División Profesional, se realizará un minuto de silencio en homenaje al futbolista fallecido.

En tanto, en la mañana del día domingo los juveniles palermitanos de 6ª y 7ª que enfrentarán al Club Sportivo Cerrito en el Parque Palermo, llevarán un brazalete negro y también antes del inicio del partido se hará un minuto de silencio.

 

Su trayectoria

“El Pelado”, así como lo llamaban sus amigos, actualmente defendía los colores de Central Español, al que había llegado a principios de temporada procedente de Miramar Misiones. Alvaro Becerra Luzardo había nacido el 6 de junio de 1976 y había iniciado su trayectoria futbolística en el club Colón, casaca que defendió entre 1995-1999. Siguió su carrera en Racing en 2000, jugó en el Tanque Sisley en 2001, Cerro 2002, y Miramar Misiones 2003. Luego de vestir la casaca de los monos de Villa Dolores, partió al exterior, al fútbol centroamericano, donde jugó entre 2004-2005.

El año pasado había retornado a nuestro país para jugar la primera mitad del año en Rocha y el segundo semestre defendió nuevamente los colores de Miramar Misiones. Desde el inicio de la actual temporada había fichado para Central Español.

 

Accidente en la cancha

Veinte días antes de su muerte Becerra había sido noticia por otro trágico accidente, pero esa vez dentro de un terreno de juego. El hecho se produjo el pasado sábado 3 de marzo en el partido jugado en el Parque Palermo, feudo del equipo palermitano, correspondiente a la tercera fecha del Torneo Clausura, entre el local y Danubio. A los 20 minutos del segundo tiempo, “El Pelado” Becerra fue a pelear una pelota dividida en el medio de la cancha contra el franjeado Walter “Mota” Gargano. Producto del choque, Becerra sufrió conmoción cerebral, perdió el conocimiento y tuvo convulsiones dentro del campo de juego. Luego de ser reanimado y compensado había sido trasladado de urgencia a la Médica Uruguaya, donde se le había realizado una tomografía.

En la madrugada del domingo 4 de marzo había retornado a su domicilio y el accidente había quedado atrás.

Veinte días más tarde, la suerte no estuvo esta vez de su lado y perdió la vida en un accidente de tránsito. *

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje