En el ambiente carcelario dicen que el múltiple matador del Cerro está muy molesto porque "odia" a los violadores

"El Rambo" espera en la "isla" al "Cosita" y al "Sapo", descuartizadores del recluso en el Penal de Libertad

“El Rambo” mide 1,97 a la sombra y pesa 142 kilos. Se está portando muy bien en los últimos tiempos, pero cuando se enteró de que sus nuevos vecinos serían nada menos que los dos asesinos que hicieron añicos el cadáver de otro criminal, masculló algunas palabras ininteligibles para oídos sanos, pero brutales para los otros dos presos, alojados también desde hace tiempo en la construcción.

A unos 500 metros del Penal, quienes van a “la isla” son considerados muy pesados. Pese a que han matado gente del ambiente delictivo en ajuste de cuentas, ninguno de ellos ha sido acusado nunca de violación y crimen de mujer alguna. “El Rambo”, en especial, tiene una aversión muy definida: nunca tuvo contacto con violadores y “no los quiere ni ver”.

Algunos guardias carcelarios confiaron a LA REPUBLICA que de aquí en más la situación en la “isla” puede salirse de todo control. “No hay que olvidar que ‘El Cosita’ y “El Sapo’, por más feroces que sean, son bastantes chiquitos (1,60 y 1,62). Para los informantes “El Rambo” ya está al acecho y pese a los esfuerzos que se hagan para contenerlo “se puede desatar otra carnicería en cualquier momento”.

En motivo de ello, las autoridades penitenciarias dispusieron un operativo de seguridad inédito en el penal que consiste en no permitir que ninguno de los tres se crucen durante los escasos recreos en un patio interior, o en esporádicas salidas a un predio cercano donde se practican actividades deportivas. *

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje