Peras asadas con especias chai y ricotta vegana

Las peras son una fruta maravillosa y nutritiva para disfrutar por sí mismas, y cuando las horneas, se vuelven irresistibles. Prueba esta versión con toque asiáticos para el desayuno, la merienda o el postre.

Foto: One Green Planet
Foto: One Green Planet

ingredientes

  • 2 cucharadas de jarabe de maple, agave, caramelo de azúcar mascabo o rubia
  • 1/2 taza de ricotta vegano (ver receta abajo)
  • 1/4 taza de crema de coco real o leche de coco (totalmente pura sin grasas extrañas agregadas ni manteca de coco)
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada recién rallada
  • 1/4 cucharadita de cardamomo molido
  • 2 peras grandes
  • 2 cucharadas de pistachos asados ​​picados

Preparación

Precalentar el horno a 180°C. Mezclar una cucharada sopera del caramelo o jarabe con la ricotta y la leche de coco en un tazón mediano. Espolvorear la mitad de la nuez moscada y la mitad del cardamomo y mezcle bien hasta formar una crema uniforme. Coloque el tazón en la heladera durante unos 15 a 30 minutos para que se endurezca.

Cortar las peras por la mitad a lo largo y sacar el centro con las semillas con una cuchara de té, lo que crea el pequeño recipiente perfecto para nuestra crema de ricotta. Coloca las peras en una fuente para hornear con el orificio hacia arriba.

Mezclar el resto de la nuez moscada y el cardamomo con el jarabe o caramelo restante y pasarlo con una brocha sobre las peras, reservando un poco para después. hornear las peras durante 15 minutos o hasta que estén tiernas, pero no demasiado blandas.

Al sacar del horno, las peras, dejar enfriar totalmente. Colocar el relleno en el centro, rociar con más pistachos triturados y rociar con un poco del caramelo o jarabe reservado.

Cómo hacer ricotta vegano

Ingredientes

  • 2 tazas de castañas de cajú (remojadas durante 8 a 12 horas o cocidas durante 20 minutos y escurridas)
  • 1/2 cucharadita de sal fina, y más al gusto
  • 1 y 1/2 cucharada de jugo de limón fresco
  • 1 taza de agua

Preparación

Colocar las castañas de cajú ya escurridas junto con el jugo de limón, la sal y 1/2 taza de agua en una licuadora.

Pulsar varias veces el botón de la licuadora y parar para raspar con una espátula todo el costado del recipiente para reintegrar y no dejar nada desperdiciarse.

Si es necesario, agregar un poco más de agua de a una cucharada a la vez, hasta que la licuadora funcione correctamente; puede ser que las proporciones originales sean demasiado espesas para el aparato.

Dejar de licuar cuando la mezcla se vea algo así como avena remojada. Si la textura es satisfactoria al gusto, no es necesario escurrirla ya que se espesará un poco al ponerla en la heladera al menos una hora.

Si se desea escurrir la ricotta para hacerla más parecida a una de leche, colocar una tela o trapo de cocina encima de un colador y posarlo encima de un tazón para que atrape el líquido que caerá. Verter la mezcla y presionar cada tanto hasta que se cuaje como una ricotta sólida.

Nota: La “leche de castañas de cajú”, el sobrante de la ricotta, se puede usar como ingrediente húmedo en galletas, batidos o sopas.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje