Crecimiento

El progreso que ha vivido Uruguay en los últimos 15 años es sorprendente

montevideo-e

“Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”. La famosa frase del filosofo español-norteamericano, Jorge Santayana, viene a la memoria a poco menos de una semana de las elecciones.

Como uruguayo que ha vivido más de la mitad de su vida en el exterior, me gustaría compartir la perspectiva de alguien que ha seguido la evolución del Uruguay a distancia, sí, pero con mucho interés. Y en primer lugar, debo decir que el progreso que ha vivido el país en los últimos quince años es sorprendente.

La exportación de Uruguay era su gente

No solo durante los años de la dictadura, sino también durante los gobiernos blancos y colorados que la siguieron, el producto número uno de exportación en el Uruguay era su gente. Una realidad que se ha revertido en los últimos 15 años gracias a la política económica y social del Frente Amplio, que ha facilitado no solo la vuelta de miles de nuestros compatriotas, sino también el arribo de ciudadanos de muchos de esos países a los que antes nosotros emigrábamos.

Nuestros hermanos latinoamericanos e incluso europeos, asiáticos y norteamericanos llegan en busca de las oportunidades por las que antes nosotros salíamos.

Uruguay ya no es conocido únicamente por sus triunfos en el futbol.

El control de la corrupción, el respeto a los derechos humanos, y el impulso a la energía alternativa para combatir el cambio climático entre otras iniciativas, han puesto al Uruguay en el mapa mundial como uno de los ejemplos democráticos más interesantes.

El miedo

Pero hablemos de seguridad, porque parece ser el tema en el cual la propaganda opositora se ha concentrado. No pueden atacar el trabajo, la salud, la economía o la educación. Tampoco pueden decir nada sobre el progreso en la energía, la industria o el transporte. ¿Qué queda? Asustar a la gente. Siguiendo el planteo que le fue tan efectivo a Donald Trump en Estados Unidos, o a Jair Bolsonaro en Brasil, la idea es crear un enemigo común, aterrorizar al pueblo con amenazas que no existen, pero que se transforman en realidad gracias a la continua propaganda. Mentiras que se repiten de manera continúa hasta que se transforman en la verdad. Para Trump, la mentira fue la supuesta invasión de latinoamericanos a través de la frontera con México.

Para la derecha uruguaya la mentira es la violencia, que según ellos hasta justifica un proyecto como lo es “Vivir sin miedo”, que entre otras cosas autoriza allanamientos nocturnos realizados por las Fuerzas Armadas. ¿En serio? ¿Nos hemos olvidado tan rápido de lo que fue vivir bajo aquellas famosas Medidas Prontas de Seguridad, que permitieron a las fuerzas represivas tener carta blanca a la violencia y terminaron en la dictadura militar?

O tal vez el tema de la seguridad haga resonancia ahora porque gracias a los gobiernos del Frente Amplio, la gente tiene bienes materiales que antes no tenía y le preocupa perderlos. La gran mayoría de los uruguayos tiene ahora su teléfono celular, televisor plasma, en muchos casos lavadora, secadora, lavavajillas, computadoras, cámaras de fotos y otros accesorios que eran imposibles de poseer para la mayoría de nosotros hace unos años.

Las calles montevideanas, que antes estaban casi vacías, se encuentran hoy repletas de vehículos. Basta con ir a uno de los centros comerciales, como el Montevideo Shopping, por ejemplo, y ver que no se encuentra lugar para estacionar, que los comercios están llenos de gente, y que además esa gente está cargada con bolsas de compras, ya no se va solo a pasear.

O hagamos una recorrida por bares o restaurantes donde es difícil conseguir mesa a pesar de que los precios, seamos honestos, no son baratos.

Conciertos y funciones están por lo general agotados en lugares como el ANTEL Arena, o el Auditorio Dra. Adela Reta del SODRE, que a propósito, no existían antes de que el Frente Amplio alcanzara el poder.

Esto se debe en gran parte a que la gente tiene trabajo, y a que gracias a la restitución de los Consejos de Salarios, se ha otorgado a los trabajadores un ingreso mucho más justo, incluyendo ahora a los trabajadores rurales y del servicio domestico que nunca habían estado protegidos.

Podría seguir enumerando los logros del Frente Amplio, pero dejo eso a los expertos que tienen las estadísticas.

Una cosa es clara: en estas elecciones podemos optar por seguir adelante, trabajando unidos por el bienestar de todos los uruguayos como dice el lema, “con los mismos principios y nuevos sueños”. O podemos volver a la inflación descontrolada, la corrupción, la concentración de la riqueza, la crisis bancaria, la pobreza y el hambre.

Existe en estos momentos a nivel mundial, una corriente reaccionaria que a través de la propaganda difundida por los medios de comunicación controlados por la oligarquía, convence a la población a votar en contra de sus propios intereses.

Este domingo, demostremos que las fabulas que nos cuentan desde la oposición no son más que eso, y demos el ejemplo otra vez al mundo entero de que a pesar de las dificultades, el Uruguay continua trabajando, a través del Frente Amplio, por el bienestar de todos sus ciudadanos.

error_outline

Los comentarios publicados en esta sección son entera responsabilidad de su firmante, y no necesariamente representa la posición de LARED21

Leé más artículos de Enredad@s

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje