Aspectos a considerar sobre la producción y venta del cannabis

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

A propósito de la legalización del cannabis en Canadá,que se suma a la iniciativa de otros países (Uruguay) y estados (Colorado,California) pioneros en el tema,más otros probables futuros,es recomendable tener en cuenta algunos aspectos de su producción y comercialización que ayuden a encausar el tema de la manera más natural y sana posible.
Así como en el pasado comenzamos a prestar mayor atención sobre los
alimentos que consumíamos,la interacción con nuestros cuerpos y la
tierra,y a comprender el impacto de nuestras elecciones en este

sentido,y terminamos demandando a la industria alimenticia mejores
alimentos,lo mismo debería ocurrir ahora en este caso.

Tal como la industria alimenticia tuvo que escuchar,y los resultados
fueron positivos,no se puede permitir ahora que el producto original,a
causa del deseo de obtener mayores ganancias, se vea perjudicado a
causa de su comercialización.

Este es el eje del argumento de Ben Cort (*) ,quien en base a la
experiencia de lo que ocurre en su país,Estados Unidos,asegura que “lo
que la comercialización le está haciendo al cannabis es malo”,y que
esta nueva industria (que en 2016 pagó impuestos sobre ventas de

alrededor de seis billones de dólares) está tratando de convencer de
que se está consumiendo algo natural,cuando no es así.

Esta es una breve reseña de la situación : El cannabis (planta noble y
natural usada con múltiples propósitos desde hace miles de años,como
sogas,papel,textiles,medicina china,etc) contiene cientos de
químicos,pero dos de ellos son los más interesantes :el CBD, y el THC.
Aquí es el momento crucial,para los neófitos,de separar
definitivamente los usos medicinales de la planta, de su consumo por
sus efectos:

CBD es donde la mayoría de las propiedades medicinales se

encuentran,una fascinante parte de la planta con potencial real para
ayudar a la gente.Es,además,totalmente inocua y no intoxicante. Es
para resaltar,que esta parte de la planta se hace con una porción muy
chica del mercado comercial.

Las ganancias reales son hechas con el otro componente químico,el
THC,que es la parte natural de la planta que produce efecto en sus
consumidores.

Antes de 1970, de manera natural, la planta contenía un 0,5% de
porcentaje de THC. Durante los últimos cuarenta años, “a medida que nos volvíamos mejores jardineros”, ese porcentaje comenzó a aumentar lenta y constantemente,hasta hace poco,cuando los químicos comenzaron a involucrarse.Los productores mudaron el cultivo exclusivamente puertas adentro (indoors) e implementaron ciclos de crecimiento extremada y antinaturalmente cortos.Y también comenzaron a usar pesticidas y fertilizantes de una manera que debería preocupar.

Con este tipo de manipulación con la que es vendida hoy, la planta
puede contener un porcentaje superior al 30% de THC. (Y más de un 90% en productos concentrados).

“Esta ya no es la marihuana de nuestros abuelos y nuestros padres –
afirma Cort -,lo que realmente se está vendiendo en los miles de
dispensarios en los que se vende el producto es THC. Si bien detalla
el porcentaje en el envoltorio,la vasta mayoría del cannabis que está
siendo vendida hoy ni siquiera es cannabis,es THC en forma pura o en
una extremadamenta alta y antinatural concentración.Decir que se
legalizó la marihuana es inexacto. Se está comercializando el THC. Y
ocurrió velozmente.”

“La razón por las que el mercado comercial ha explotado tan velozmente,es porque hay ganancias siderales en satisfacer y hacer
crecer nuestro deseo de elevarnos.Y esa ganancia ya no va a ser hecha
por pequeños productores (que han sido hostigados y ahuyentados),o en los puntos de venta,sino por grupos industriales y corporaciones (como la Cannabis Industry Association),que saben que la mejor forma de hacerlo,es aumentando la potencia…”

“Aunque en algunos círculos este tema sea la vaca sagrada intocable e
incuestionable,esta es una conversación que debe comenzar y tener
lugar,porque lo que se vende hoy no es natural,y los lobbistas e
industria están usando la justicia social como pantalla de humo para
enriquecerse más.”,termina diciendo Cort.

En fin,habrá que dilucidar con responsabilidad cuál es la manera más
sabia,natural y equilibrada de hacer y reglamentar las cosas,para que
los diferentes actores de esta temática ,en diferentes partes del
globo,queden satisfechos.

Y por parte del público,y como ocurre en otros aspectos como la
tecnología,no debemos aceptar y abrazar los proyectos sin hacer las
preguntas claves y fundamentales.

(*) Ben Cort : Ex fumador de marihuana, especializado en adicciones, invitado frecuente en los medios de comunicación, orador y
voz de consulta sobre temas relacionados.

Traducción y edición: Wenceslao Garcia Hamilton

error_outline

Los comentarios publicados en esta sección son entera responsabilidad de su firmante, y no necesariamente representa la posición de LARED21

Leé más artículos de Enredad@s

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje