FENAPES expulsa estudiantes del Hogar Estudiantil

fenapesPaulo Freire escribía: La confianza es el testimonio que una persona da a otra de sus intenciones reales y concretas. Decir una cosa y hacer otra, sin mantener la palabra empeñada, no es estímulo a la confianza.

Las decisiones del Ejecutivo de FENAPES no son un estímulo a la confianza. Decir que se actúa en defensa de los más débiles, decir que se es solidario, no condice con expulsar sin previo aviso a un grupo de estudiantes del Hogar. Utilizar argumentos que son pareceres, argumentos que son evaluados subjetivamente sin ninguna criticidad y sin ninguna reflexión, no es una actitud propia de ningún educador. Hablar de actitudes delictivas negándose a realizar las denuncias correspondientes en los lugares indicados, no es una actitud propia de quienes deben ser formadores de ciudadanos. Cortar la escolaridad de estudiantes en el momento que comienzan un segundo semestre de sus estudios universitarios, por cualquier motivo, es un atentado violento a lo que , como docentes nos comprometemos a defender a cualquier costo, como lo es la posibilidad de todos nuestros muchachos al acceso al conocimiento. Manejar los tiempos de la manera que se han manejado, indicando que en una semana deben quedar en la calle, es una situación que encierra una violencia inexplicable. Desconocer que los padres de esos estudiantes se encuentran alejados de Montevideo, algunos a más de 400 km de la capital, es gritar, no nos importa lo que puedan hacer por sus hijos, arréglense como puedan. Se nos cae la solidaridad, se nos cae la confianza, se nos cae la utopía.

Creemos que el Ejecutivo debe rever su decisión, debe indicarle a quienes deban dejar el hogar por cuestiones reglamentarias que están establecidas, con el tiempo prudencial para que puedan re ubicarse y no transformarlos por la fuerza de los hechos en futuros seres perdidos en la ignorancia, y establecer claramente que al final del año deben dejar el hogar. Todos aceptaremos una decisión en ese tono.

Hacer otra cosa, como lo que ha ocurrido, es una barbarie contra nuestros muchachos. Una barbarie que habilita a cualquier padre que siente esta situación como una clara ilegalidad manifiesta, con abuso de poder, con actitudes que afectan moral y éticamente a los muchachos, a entender que estamos frente a un caso de difamación e injurias.

Esto es un delito y estamos seguros que si así se entiende, nadie tendrá temor de realizar las denuncias correspondientes, en el lugar correspondiente, como se debería de haber hecho por el tema que se utiliza en el argumento esgrimido por el Ejecutivo, en el tema “garrafas”.

Deseamos que el Ejecutivo recapacite y corrija. Sería muy triste observar en toda la prensa nacional cómo el Sindicato de los Profesores de Enseñanza Secundaria, la respetada FENAPES, es expuesta públicamente por que sus acciones no son un estímulo a la confianza, como lo explicaba muy bien el mayor pedagogo latinoamericano, brasileño, amigo, y maestro de todos, el Profesor, Paulo Freire.

error_outline

Los comentarios publicados en esta sección son entera responsabilidad de su firmante, y no necesariamente representa la posición de LARED21

Julio Wasen
Leé más artículos de Enredad@s

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje