Imprimir

Cómo controlar la economía familiar: estrategias para ahorrar en el hogar

Ahorrar mes a mes es una misión difícil, pero no imposible. Revisar la economía familiar es uno de los primeros pasos: ¿qué artículos son imprescindibles? ¿Cuáles no son necesarios? ¿En qué podríamos recortar gastos?

Foto: Carlos Loría - LARED21.

Cuando se trata de economía familiar, cada peso cuenta. Por eso es importante tener control sobre todos los aspectos que influyen en esta. Foto: Carlos Loría – LARED21.

Con una inflación del 11% según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), muchas familias deben replantearse algunos hábitos de consumo porque sus ingresos no alcanzan para comprar los mismos productos que compraban antes. No obstante, siguiendo algunos lineamientos de ahorro es posible controlar la economía familiar para no perder calidad de vida.

A grandes rasgos, la economía familiar puede mejorar mucho con solo tres pasos: crear una plantilla de presupuesto, no gastar en productos innecesarios y fomentar la comunicación en el hogar.

¿Cómo controlar la economía familiar?

  • Hacer un presupuesto

Lo primero que hay que hacer para iniciar un control de la economía familiar es un presupuesto. Lo puedes hacer a mano o en una hoja de Excel o similar, pero lo principal es ser meticuloso. Registrar cuánto ingresa en el hogar y cuánto se gasta, punto por punto, sirve para aclarar cuánto podemos gastar y en qué.

Un consejo para que el presupuesto funcione de la mejor manera es fijar una meta de ahorro mes a mes, para contar con un colchón de seguridad. Lo más común es fijar un porcentaje del sueldo, como el 10%, por ejemplo.

  • Gastar en lo necesario

Una estrategia de control de economía familiar casi evidente es no gastar en cosas innecesarias. Es recomendable priorizar los gastos más apremiantes como el alquiler, gastos comunes, facturas de agua, electricidad, gas, etc., pero incluso en estos aspectos se puede ahorrar (instalando lámparas de bajo consumo o cerrando la canilla al cepillarnos los dientes, por ejemplo).

A su vez, a la hora de comprar alimentos lo mejor es tomarnos nuestro tiempo en el supermercado o la feria y comparar los precios de distintos productos. ¿Qué estás dispuesto a eliminar de tus compras? ¿Realmente necesitas tal o cual producto?

  • Hablar con los niños de la casa

De nada sirve ahorrar si no se comprometen todos los integrantes del hogar, así que tomarte un tiempo para explicarles a tus hijos cómo funciona la economía familiar y en qué puntos pretenden ahorrar es una parte del trabajo.

A su vez, fomentar la comunicación abierta sobre el tema del dinero servirá para que todos planteen sus dudas y establezcan metas familiares en las que actuar en conjunto.

Leer más sobre:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión