SEGURIDAD INFORMÁTICA

La privacidad y el internet: ¿Una pareja incompatible?

La tecnología vinculada a internet se ha insertado en la vida actual y es utilizada con una regularidad diaria. Tanto en los celulares como en las computadoras, la navegación por la web ha traído posibilidades inimaginables. Algunas para bien, otras no tanto.

Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Las posibilidades que brinda internet son infinitas: redes sociales, juegos, compras online, música, películas, series, llamadas, videollamadas, búsqueda de información, trabajo, mensajes instantáneos, GPS… Es innegable que ha facilitado nuestra vida en múltiples aspectos, pero todo tiene su precio. Exponerse en las redes, brindar datos personales y hasta detalles económicos son riesgos que se corren día a día, hecho que nos hace preguntarnos hasta qué punto existe la privacidad en la web.

Whatsapp, Facebook e Instagram, por ejemplo, son tres de las miles de aplicaciones que existen que han tenido mejor cabida en el público, y son todas del mismo dueño: Mark Zuckerberg. Su empresa tiene el poder para saber todo de sus usuarios y, por más que no tenga intención de causar daño, utilizar esa información es una parte fundamental de su negocio: es lo que le permite vender espacios para publicidad.

Facebook, mediante la herramienta Deeptext, analiza todo el contenido que publican sus usuarios. No solo sus reacciones, sino el contexto en el que se están moviendo y los intereses que demuestran. Estos datos le permiten ofrecer a cada usuario un bloque publicitario que se adapte a sus gustos, siendo así más atractivos para quienes quieren vender sus productos o servicios.

¿Cómo mejorar la privacidad en la web?

Además de controlar el contenido que publicas en la red y al público al que le llega, puedes tomar algunas medidas para evitar que las redes sociales se entrometan más de lo oportuno en tu privacidad:

  • Evitar el “acoso” de Facebook: aunque uno no se dé cuenta, las redes sociales de Zuckerberg acompañan a sus usuarios durante todo el camino que naveguen en la web. Para cambiar esta situación, lo mejor es modificar los ajustes de privacidad en la sección “anuncios” para que no estén relacionados a las páginas que visites.
  • Prestar atención a las etiquetas y “me gusta”: cualquiera de tus amigos en las redes sociales puede mencionarte en sus publicaciones, aunque estas no siempre sean de tu agrado. Para evitar que Facebook “controle” tus posts para informarse sobre tus intereses, la red brinda la opción de revisar los contenidos que se asocian a tu perfil antes de que se publiquen.
  • Ocultar tu perfil a Google: lo más fácil para engañar al buscador es cambiar el link asociado a tu perfil de Facebook para que no mencione tu nombre.
  • Proteger tus mensajes: si bien Facebook y Whatsapp aseguran que no espían las conversaciones privadas de sus usuarios, siempre es mejor ser lo más precavidos posibles. La aplicación de mensajería instantánea, por ejemplo, posibilita la activación de un cifrado extremo para que nadie externo pueda entender la información compartida.
  • No mostrar tu ubicación: algunas aplicaciones tienen activada la ubicación de forma automática, información más que útil para la publicidad y que puede indicar que tu casa está vacía, por ejemplo. Se recomienda desactivar esta opción.
  • Bloquear algunos contactos: la mayoría de las redes sociales cuentan con la opción de bloquear contactos, una función muy útil para que ciertas personas no puedan acceder a nuestra información. Facebook incluso permite bloquear páginas, aplicaciones o mensajes.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje