Jueves 24 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • El marxismo: las clases sociales

    Escrito por: JULIO A. LOUIS - Analista

    Sábado 24 de noviembre de 2007 | 10:26

    La división de la sociedad en clases aparece después de millones de años de desarrollo de la humanidad. Es el resultado de la descomposición del colectivismo primitivo y del surgimiento de la propiedad privada. Cuando la división del trabajo permite una producción regular de riquezas que sobrepasa las necesidades mínimas de la sociedad, entonces, hay individuos que se apropian, total o parcialmente, de la sobreproducción de otros, por lo que la explotación económica es la base de la formación de clases. Por consiguiente, es equivocado suponer que se constituyen las clases y después entran en conflicto. Los sociólogos que estudian en abstracto la estructura social, olvidan que las clases se expresan en la lucha de clases, y que ésta es la síntesis de las contradicciones de una sociedad, el motor de las transformaciones históricas. De modo pues que las clases no existen con independencia de la lucha de clases. Clase, conciencia de clase y lucha de clases forman un todo único e indivisible.

    Los individuos entran en determinadas relaciones sociales a participar del proceso productivo. Y son estas relaciones la base de la existencia de las clases. La pertenencia a una clase se determina por su relación con los medios de producción y de cambio, por la posesión o no de propiedad privada en dichos medios, por la forma de apropiación del plus producto social, las riquezas e ingresos, por la función social desempeñada. Pero para la definición debe considerarse otro factor: la conciencia de clase, que en sentido estricto es la comprensión de los intereses y de la situación. Una clase no debe definirse solamente por su estructura o por su condición de ser ‘ clase en sí’. Es necesario analizar sus estadios de desarrollo, el aspecto dinámico de su funcionamiento, su comprensión de la realidad global y su proyecto histórico, es decir, su `conciencia para sí’ o su conciencia política de clase.

    Pese a los profundos análisis ni Marx ni Engels definen el concepto de clase social, aunque plantean criterios básicos a tal fin. Lenin si define de este modo : “son grandes grupos humanos que se distinguen por su posición dentro de un sistema histórico determinado de producción social, por sus relaciones con los medios de producción, por su papel en la organización social del trabajo, y consiguientemente, por su capacidad de recibir una parte de la riqueza, así como por la magnitud de la misma” (“Una gran iniciativa”).-

    De esta definición se extraen tres elementos distintivos: 1) La condición de propietario o no de los medios de producción y de cambio, que es el elemento principal; 2) la participación en la organización del trabajo; 3) la parte recibida de la cantidad de riqueza generada.

    El elemento ideológico ­ausente en esa definición- lo formula Marx: ” En la medida en que millones de familias viven bajo condiciones económicas de existencia que las distinguen de otras clases por su modo de vivir, sus intereses y su cultura y las oponen a éstas de un modo hostil, aquellas forman una clase. Por cuanto existe entre los campesinos parcelarios una articulación puramente local, y la identidad de sus intereses no engendra entre ellos ninguna comunidad, ninguna unión nacional y ninguna organización política, no forman una clase. Son, por tanto, incapaces de hacer valer su interés de clase en su propio nombre” (“El 18 Brumario de Luis Bonaparte”).

    Así, la existencia de un papel independiente, la posesión de una perspectiva propia, de un programa de lucha (real o utópico), definen el carácter de la clase.

    Todavía existe un quinto elemento secundario, pero que facilita la comprensión de su perspectiva histórica: el origen de la clase. Este elemento interesa especialmente en las clases típicamente de transición ­como la pequeña burguesía- resultantes de la desintegración de antiguas relaciones de producción y que tienden a descomponerse y a desaparecer.

    En síntesis, jamás debe perderse el análisis dialéctico de las clases que -como todo ser social o natural- nacen, crecen, se desarrollan y mueren. *

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    ADEMÁS EN LARED21

      Publicá tu comentario