La energía nuclear, la energía eólica o la energía solar

Termino de leer atentamente en LA REPUBLICA que el gobierno acaba de recibir un informe sobre la energía nuclear con un sistema que parece ser canadiense, resaltando además que nuestros vecinos, Argentina y Brasil, tienen dos centrales nucleares. Desconozco el funcionamiento de las brasileñas, pero sí las llamadas Atucha 1 y 2 sobre el río Paraná, se puede decir ya entrando en el delta del correntoso río argentino-brasileño. Las Atucha ya han tenido algunos problemas, pero de todas maneras seguirían funcionado, al menos una.

Este proyecto de las centrales nucleares canadienses ya fue estudiado en el gobierno del doctor Lacalle. El fantasma de Chernobyl puso en colapso a todo el sistema nuclear, fue resistido fundamentalmente en Paso de los Toros en grandes y recordadas movilizaciones populares, de todas maneras y debido a la crisis energética actual, alguna solución se tendrá que estudiar, pues dentro de no menos de 50 años, este problema se va trasformar en un drama de catastróficas consecuencias. No voy a detallar punto por punto sobre lo que hay que hacer, tampoco me corresponde, pero sí voy a insistir en lo que ya planteé en reiteradas oportunidades.

El país necesita urgentemente una definida política energética, con un muy buen criterio tanto el Ministerio correspondiente, como la UTE, está encarando el tema buscándole las soluciones. Hay muchos proyectos, gasoductos desde Venezuela, búsqueda de gas en la plataforma marítima y la energía eólica, también hemos tenido suerte, los ríos han estado con suficiente agua, pero se viene otro verano y con él la posibilidad de que tanto el río Negro como el Uruguay sufran sequías, cosa normal, fundamentalmente en Salto Grande en los meses de diciembre, enero, febrero, marzo y en ocasiones hasta abril, y nuestro país de la central binacional se abastece de 900 MW, si no los tenemos hay que comprar, y las soluciones que se estudian no son de corto plazo.

Hay un tema que parece “tabú” para muchos, el propio Directorio de la UTE ha reconocido que la energía que más se gasta es para el calentamiento del agua, ya sea para bañarse, para las piscinas o para las cocinas familiares, su uso se da en infinidad de casos. La construcción de colectores solares con agua, la acumulación del calor se realiza fácilmente ya que el agua almacena muy bien el calor.

La UTE se podría ahorrar casi un 40% de la energía que genera calentando el agua para los usos familiares, deportivos e industriales aprovechando la energía solar.

Desde tiempos inmemoriales el sol ha sido utilizado para el calentamiento del agua. La ingeniera Teresa Santiago, uruguaya, y el ingeniero Néstor Pedro Quadri, argentino, coinciden en que ya en el correr de los años 1700, es decir hace más de 200 años, se usaba, sin embargo, parece que ignoramos que el planeta Tierra ya hace más de 4000 millones de años que anda dando vueltas alrededor del sol.

Ya sé que la UTE no se pondrá a construir paneles solares, pero las instalaciones de Pymes en las capitales departamentales posibilitaría su construcción y colocación, generando además gran cantidad de puestos de trabajo, aunque parezca raro y para algunos imposible, son fáciles de hacer y de colocar.

Claro que se precisa apoyo gubernamental, pero es un tema que agilitaría y ahorraría algo que no tenemos, los ejemplos en el país y en el mundo son más que contundentes, además no se tendría que esperar 10 o 20 años para una rápida solución. *

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje