NOTAS

Calificadoras definen a Uruguay como socialmente estable y ratifican su grado inversor

Las calificadoras de riesgo Rating and Investment (Japón) y DBRS (Canadá) coincidieron en mantener el grado inversor de Uruguay, y definieron al país como “socialmente estable”.

MEF

En los últimos días se conocieron dos informes sobre la economía uruguaya realizados respectivamente por las calificadoras de riesgo: Rating and Investment (R&I) y DBRS.

La japonesa R&I mantuvo la calificación de Uruguay de emisor en moneda extranjera en “BBB, con perspectiva estable”.

Destacó al país del resto de los integrantes del MERCOSUR, y lo definió como una nación “en condiciones de mejorar” en el mediano plazo por factores tales como las inversiones en infraestructura que se realizarían ante la eventual instalación de la segunda planta de celulosa de la empresa finlandesa UPM.

R&I destaca a Uruguay como “un país socialmente estable, con un alto nivel de ingresos y con cultura de protección al trabajador”.

Asegura que “se encuentra entre los mejores países de América Latina en niveles de democracia, falta de corrupción y adhesión al cumplimiento de las leyes”.

La calificadora japonesa indica, sin embargo, que Uruguay atraviesa un “enlentecimiento económico”, pero remarca que existen perspectivas de “mejora en el mediano plazo”. Asegura que “el déficit no incidirá como un factor desestabilizador significativo”.

Considera que “el hecho de que el nuevo proyecto de UPM-Kymmene Corp. traiga inversiones públicas en infraestructuras relacionadas, como ferrocarriles e instalaciones portuarias, impulsará el crecimiento económico esperado”.

Bajos niveles de corrupción

En el mismo sentido, la calificadora canadiense valoró la deuda uruguaya con el grado inversor “BBB”, con perspectiva estable, tanto para las emisiones de deuda en moneda local como extranjera, y confirmó grado inversor para deuda uruguaya.

“Uruguay se beneficia de instituciones públicas de alta calidad, bajos niveles de corrupción y políticas predecibles, lo que se constituye en condiciones favorables para el crecimiento económico”, manifestó DBRS.

En su informe, explicó que la calificación se basa en los “fundamentos económicos y financieros sólidos que ostenta el país”.

Destacó que el crecimiento del año pasado fue “superior al pronosticado” y que, junto con la recuperación de los países vecinos, fortaleció la demanda exterior e impulsó la actual temporada turística.

“Se espera una expansión del Producto Bruto Interno de 3,1% para 2018 y 2019”, remarcó.

Asimismo destacó la potencial inversión en el rubro de la pulpa de papel, así como las inversiones en dicha industria.

Remarcó también el crecimiento anual promedio de 4,4% entre 2006 y 2016, la diversificación e incorporación de tecnología en la agricultura, .

No obstante, DBRS identificó como principales riesgos: “la dinámica fiscal” (con un déficit que se reduce de 3,9% en 2016, pasó a 3,3% en 2017, y un estimado de 2,9% para este año), una recuperación más lenta de la pronosticada en la región o una caída no esperada en la demanda China”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje